Gereon Goldmann

Gereon Goldmann

Nacionalidad: Alemana



Escritor

Nació en la pequeña ciudad de Ziegenhain, en Essen, el 25 de octubre de 1916, mientras su padre, que era veterinario de profesión, luchaba en el frente occidental.
En 1919, la familia se traslada a Fulda, ciudad natal del padre.
A los nueve años, escuchó el sermón de un franciscano de Japón, y terminada la misa, entró en la sacristía y le pidió que le llevara con él a aquellas tierras. Su deseo no se hizo realidad de momento, pero desde entonces albergó el anhelo de ir al Japón como franciscano.
A finales de 1936, entra en el noviciado franciscano de Gorgheim-Sigmaringen; de allí pasa a Fulda, donde, en el verano de 1939, termina sus estudios de filosofía. Un día después del examen final de filosofía, a los 22 años, es reclutado por el régimen nazi, y será incorporado más tarde a las SS. Junto a unos compañeros, seminaristas como él, se le propone ascender a oficial de las SS a cambio de de abandonar la Iglesia, cosa que rechaza. Después de esto, es expulsado de las SS y devuelto a Fulda. Sigue en el ejército, estrechamente vigilado. La Gestapo redacta un informe acusatorio y lo lleva a juicio, pero el tribunal de guerra que lo juzga lo absuelve finalmente. Más tarde descubre que aquellos jueces están implicados en la conspiración contra Hitler, y es invitado a colaborar, cosa que acepta, sirviendo de enlace entre el barón Adam von Trott y Herr von Kessel para transmitir a éste la información sobre los preparativos del complot del 20 de julio de 1944 contra Hitler.
Continua como soldado hasta el fin de la guerra, llevando la bandera de la Cruz Roja y señalándose por su oposición al Régimen, y al terminar la guerra, es capturado. Logra ordenarse sacerdote en 1944; posteriormente es enviado a un campo de prisioneros alemanes en Kasr-Es-Souk, en el Marruecos francés, donde asume el papel de capellán. Los nazis organizan una conspiración contra él, y atestiguan en falso ante un tribunal francés que lo condena a muerte en 1946. Salva la vida gracias a la reapertura de su caso cuando está a punto de ser ejecutado, y ese mismo año es liberado.
En 1954 se trasladó a Japón, donde desarrolló una intensa actividad pastoral y asistencial, siendo promotor de diversas iniciativas. Residió también en la India, donde fue nombrado provincial de los Carmelitas en Manalikara. En sus últimos años, volvió a Alemania, donde murió el 26 de julio de 2003.