Jack Williamson

Jack Williamson

Nacionalidad: Estadounidense



Escritor

JACK WILLIAMSON, nació el 29 de abril de 1908 en Brisbee, Arizona, siendo su nombre auténtico John Stewart Williamson. Hijo de rancheros, pasó la mayor parte de su infancia en el territorio occidental de Texas, aunque como anécdota Williamson contaba que en 1915 su familia, montada en una carreta tirada por caballos al más puro estilo del Viejo Oeste, emigró al vecino estado rural de Nuevo México, en busca de mejores lugares para el pastoreo, pero que allí la vida granjera no era nada fácil y decidieron retornar de nuevo a Texas. Siendo todavía un muchacho, descubrió en su biblioteca local la mítica revista de ciencia-ficción Amazing Storiesy, animado por este descubrimiento, decidió crear sus propias obras, publicando su primer relato a la edad de 20 años. Este relato fue The Metal Man, aparecido en diciembre de 1928 en Amazing Stories, y dio inicio a una prolífica colaboración con otras revistas prestigiosas, y hoy en día legendarias, como Wonder Stories,Astounding Science Fiction o Weird Tales.
Williamson comenzó a escribir intentando emular a Abraham Merrit, uno de los autores de culto de aquella época, pero fue el trabajo de Miles J. Breuer el que más lo impresionó, tanto, que empezó a mantener una correspondencia con este autor. Breuer era un doctor que escribía ciencia-ficción en su tiempo libre y, con su ayuda, Williamson logró mejorar en poco tiempo. Así, la trama de sus historias experimentaron un riguroso cambio en profundidad, y su estilo narrativo también se hizo más pulido. Estos cambios se reflejaron en su primer trabajo en colaboración con Breuer, la novela The Birth of a New Republic, que narra la lucha entre La Tierra y sus colonias lunares, que buscan su independencia (un tema también tocado por muchos otros escritores de ciencia-ficción). Aquejado por numerosos ataques emocionales y creyendo que sus trastornos físicos eran por causas psicosomáticas, Williamson decidió someterse en 1933 a un tratamiento psiquiátrico. Durante este tiempo, Williamson aprendió a discernir entre su lado racional y su lado emocional y, a partir de ese momento, sus historias dieron un importante giro, tomando un tono más real.
Durante la década de los años 30 llegó a ser un reconocido autor del género, manteniendo una regular contribución a las revistas de estilo pulp, pero sin alcanzar nunca el éxito financiero que obtuvo muchos años después, en la última etapa de su vida. En 1934, acuciado por la falta de liquidez, ya que las revistaspulp eran muy lentas en pagar, Williamson buscaba una rápida fuente de ingresos y posó sus ojos en la revista Astounding. Sabiendo que Astounding no aceptaba novelas, les envió tres relatos y una novela corta, y cuando se enteró de que sí podía enviarles novelas para publicarlas por fascículos, les envió La legión del espacio, que fue publicada inicialmente en seis partes. Esta novela fue todo un éxito y tuvo tan gran acogida entre el público, que la editorial acabó por unificar sus partes y la publicó como una novela completa en edición de tapa dura.
A raíz de este primer éxito, Williamson siguió enviando a Astounding novelas basadas en los mismos personajes, que ésta publicaba por partes en sus números. Así llegaron The Cometeers, publicada en cuatro partes, y One against The Legion, que se dividió en tres partes más. A partir de ahí las colaboraciones con Astounding se sucedieron y aparecieron series como la de La antimateria (Seetee C-T), compuesta en su día por dos novelas sobre los mineros de los asteroides (La nave de Antim (1942-43) y Seetee shock (1949)), escritas con el seudónimo de Will Stewart y donde se explota el tema de la antimateria, o la serie de Los humanoides, iniciada en julio de 1947 con la novela Con las manos atadas y que dio pie a lo que es otro gran tema de la ciencia-ficción: las historias de robots. Aunque fue Asimov quien convirtió este tema en un subgénero inmensamente popular, Williamson ya había analizado mucho antes la psicología de androides creados y obligados a servir al hombre.
Williamson se licenció en los años 50 en literatura inglesa por la Eastern New Mexico University (ENMU) en Portales, hizo su doctorado en la Universidad de Colorado (Boulder), escribiendo una tesis sobre H. G. Wells en la que demostraba que el afamado autor no era un crédulo optimista como mucha gente creía, y en 1960 volvió de nuevo a la ENMU para pasar a formar parte de su cuerpo docente, dedicando gran parte de su vida a enseñar esta materia. Al jubilarse en 1977, Williamson pasó a concentrarse durante un tiempo en su escritura, sin embargo siempre estuvo ligado a la ENMU, de la que fue nombrado Profesor Emérito e invitado a seguir impartiendo dos clases por las tardes: Literatura creativa y Fantasía y Ciencia ficción. Williamson incluso siguió impartiendo estas clases ya entrados en pleno siglo XXI.
A lo largo de su carrera como escritor, Williamson explotó el género de la space opera (un género de aventuras espaciales, considerado como menor y «palomitero») hasta extremos insospechados, produciendo una gran cantidad de obras de calidad, entre las que destacan Más oscuro de lo que crees (1948), La Isla del Dragón(1951), La cúpula sobre América (1955), Puente entre estrellas (1955) con James E. Gunn, o su famosa Terraformar la Tierra (2001), con la que ganó el Premio John W. Campbell Memorial. Asimismo, también sostuvo una estrecha colaboración (desde 1954 hasta bien entrados los 90) con Frederik Pohl, llegando a escribir juntos más de una docena de novelas, incluyendo las series de Jim Eden, Cuco (Cuckoo) o Hijo de las estrellas (Starchild), ésta última compuesta por las novelas Los arrecifes del espacio (1964), El hijo de la noche (1965) y Estrella de bandidos (1969).
Jack Williamson fue galardonado con nueve premios en toda su carrera, siendo además reconocido por la Asociación de Escritores de Fantasía y Ciencia Ficción de América (SFWA) como su segundo Gran Maestro, detrás de Robert A. Heinlein, en la edición de los premios Nebula de 1976. Su autobiografía,Wonder's Child; My life in Science Fiction, escrita en 1984, recibió el premio Hugo en la categoría de «no ficción», y algunas porciones de su novela Terraformar la Tierra (2001) fueron publicadas en las revistas de ciencia-ficción Science Fiction Age y Analog Science Fiction (la antigua Astounding), de la cual The ultimate Earth obtuvo el premio Hugo 2001 en la categoría de «mejor novela corta». En 1994 Williamson recibió el Premio World Fantasy a toda su trayectoria, y en 1998 fue la Asociación de Escritores de Terror quien hizo lo propio otorgándole el Premio Bram Stoker por el mismo motivo. Asimismo, en 1996 Williamson fue incluido en el Salón de la Fama de la Ciencia Ficción y la Fantasía y en 2004 la Convención Mundial del Terror lo eligió también como Gran Maestro.
Como curiosidad, según el diccionario Oxford, a Williamson se le considera el autor de las expresiones científicas «terraformar» e «ingeniería genética».
Jack Williamson murió el 10 noviembre de 2006, en su casa de Portales, Nuevo México, a la edad de 98 años.

(Biografia y foto cortesía de Glokta)