Jaroslav Hasek

Jaroslav Hasek

Nacionalidad: Checa



Escritor

Jaroslav HaÅ¡ek (Praga, 30 de abril de 1883 - Lipnice nad Sázavou, 3 de enero de 1923) fue un novelista y periodista checo, conocido fundamentalmente por su novela, publicada por entregas entre 1920 y 1923, El buen soldado Å vejk (Osudy dobrého vojáka Å vejka za svetové války), una sátira antimilitarista ambientada en la Gran Guerra. Esta obra está considerada la obra maestra de la narrativa en lengua checa.

Nacido en 1883 en una familia humilde, la búsqueda de trabajo obligó a su padre a trasladarse constantemente de ciudad. A los quince años abandonó sus estudios y se colocó como ayudante de farmacia. En estos años estudió comercio en Praga, obteniendo el título en 1902 y comenzó a trabajar en la banca, aunque pronto fue despedido por sus excesos con la bebida.

Por estos años comenzó su carrera como escritor, publicando varios artículos de tendencia anarquista. En 1907 consiguió el cargo de redactor jefe del periódico anarquista Komuna. Aparecieron también escritos suyos en otras publicaciones periódicas, como ŽenskÁ½ obzor ('El horizonte de la mujer"), de tendencia feminista, Svet zvírat (El mundo de los animales), una publicación satírica, y, desde 1911, en Ceské slovo (La palabra checa), además de otras colaboraciones ocasionales en Cechoslovan, Pochodne o Humoristicky listy.

En 1911 fundó el «Partido del lento progreso dentro de los límites de la ley» («Stranu mírného pokroku v mezích zákona») y se presentó como su candidato, caricaturizando al mismo tiempo al resto de partidos políticos y al sistema electoral.

Ese mismo año casó con la escritora Jarmila Mayerová. Para obtener mayores recursos se dedicó a la peregrina actividad del robo y tráfico de perros, llegando a inventar falsos pedigríes para revender bastardos a mejor precio, como también hará el buen Å vejk, el protagonista de su novela.

No le fueron extraños los impulsos suicidas, y un día intentó arrojarse desde un puente de Praga. A raíz de este incidente, pasó un corto período en un hospital siquiátrico, estancia que también constituirá posteriormente una fuente de inspiración.

A pesar de tener un hijo de Jarmila, esta lo dejó poco después para volver con sus padres, llevándose consigo a su hijo. HaÅ¡ek se resignó entonces a alquilar una habitación en un burdel, el «U Valsu».

En 1915, HaÅ¡ek, que llevaba una vida bohemia, se alistó en el ejército austrohúngaro, incorporándose a filas en el frente de Galizia. Muchas de las críticas hacia sus superiores, utilizando sus verdaderos nombres, aparecerán en El buen soldado Å vejk. En septiembre de 1915, su unidad quedó aislada tras una operación ofensiva de las tropas rusas, y HaÅ¡ek cambió de bando para luchar con los rusos. En 1917, la Revolución rusa puso fin a la guerra en el frente del este. Liberado HaÅ¡ek, se comprometió voluntariamente al servicio de la causa bolchevique en 1918. Paralelamente se comprometió con la Legión Checa, una organización nacionalista destinada a emancipar a los checos de la tutela austrohúngara.

De vuelta en Praga, capital de la nueva Checoslovaquia, en 1920, comenzó a intervenir en política, guiado más que nunca por sus ideales comunistas y nacionalistas. De Rusia traía, entre otras cosas, a una nueva mujer, aunque nunca se divorció de Jarmila.

A partir de este año, HaÅ¡ek comenzó a publicar las aventuras del valiente soldado Å vejk, un personaje que ya había aparecido en anteriores relatos breves, hoy perdidos. Contrariamente a las novelas de Kafka, escritas en alemán, la vivacidad negra y cómica de Jaroslav HaÅ¡ek iba dirigida directamente al pueblo, en su lengua nacional, el checo. Tenía la intención de escribir seis volúmenes, pero no pudo terminar sino tres debido a su prematura muerte sucedida el 3 de enero de 1923 en Lipnice nad Sázavou. Los tres volúmenes se publicaron, seguidos por un cuarto volumen póstumo inacabado, pero terminado por su amigo Karel Vanek. El protagonista de esta novela es un soldado pícaro y sin motivación, cuyas peripecias durante la Primera Guerra Mundial demuestran el sinsentido del conflicto bélico.

En 1991 algunos de sus escritos de juventud fueron reunidos bajo el título El escándalo de Bachura y otras novelas. En 2005, el escultor Karel NepraÅ¡ erigió un monumento ecuestre dedicado a la memoria de Jaroslav HaÅ¡ek en el barrio praguense de de Žižkov, donde el creador del soldado Å vejk había vivido.