Werner Sombart

Werner Sombart

Nacionalidad: Alemana



Escritor

Werner Sombart (Ermsleben, 1863 - Berlín, 1941) fue un economista, sociólogo e historiador alemán. Considerado el líder de la «joven escuela histórica» y es uno de los investigadores y pensadores de ciencias sociales más connotados del primer cuarto del siglo XX europeo.

Inclinado por Schmoller a los estudios históricos, que cultivó asimismo en Italia en la Universidad de Pisa, se graduó en 1888 en la capital de Alemania. Luego fue síndico de la Cámara de Comercio de Brena (1880-90), y en 1890 profesor de Economía en la Universidad de Breslau. Pasó después a Berlín (1906), donde enseñó primeramente en la Escuela Superior de Comercio y más tarde (1917) en la Universidad.

Partiendo de posiciones marxistas y lassallianas, evolucionó, tras una serie de estudios cada vez más profundos y amplios, hacia una actitud radical científica propia, un «positivismo idealista», doctrina que al principio sólo le ocasionó incomprensiones, ostracismos, acusaciones de fantasía excesiva y obstáculos en su aspiración a una cátedra. Luego, sin embargo, su obra de historiador del socialismo y del capitalismo le valió una extensa notoriedad, y su influencia fue aumentando a medida que iban sucediéndose las traducciones a varios idiomas de sus libros.

Entre éstos cabe mencionar singularmente El socialismo y el movimiento social en el siglo XIX (Sozialismus und soziale Bewegung im XIX. Jahrt., 1896) y El capitalismo moderno (1902-1908), su obra principal, en la que mejor aparecen reflejadas las facultades de intuición y su temperamento artístico, así como sus cualidades de historiador, economista y sociólogo.

Un carácter metodológico presenta el volumen Las tres economías políticas (Die drei Nationalökonomien, 1930). En El socialismo alemán (1934), en cambio, el autor adoptó una posición vivamente crítica respecto del marxismo, y afirmó la necesidad de la unión de las finalidades meramente económicas del sistema con objetivos y fuerzas de tipo espiritual. La tesis en cuestión provocó animadas polémicas y apreciaciones divergentes, ya en cuanto modificación de la actitud juvenil de Sombart o bien porque no aclaraba perfectamente la postura de éste ante el nacionalismo alemán; y así, el autor se vio acusado de excesivo fervor nacionalista por unos, en tanto otros le juzgaban frío en este aspecto.