Sangre en El Espejo de la Reina
Carter Dickson

Intriga , ,

Sangre en El Espejo de la Reina

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


En un pabellón rodeado de nieve sin pisar aparece el cadáver de una mujer. Las únicas huellas que se ven son las que ha dejado la persona que ha encontrado el cuerpo. Lo curioso es que el asesinato se cometió cuando ya había dejado de nevar. No hay m ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Sangre en El Espejo de la Reina


Escrito por: Carter Dickson

Traducido por: Julio Vacarezza

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Intriga , ,

Número de páginas: 193

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1934




SINOPSIS:

En un pabellón rodeado de nieve sin pisar aparece el cadáver de una mujer. Las únicas huellas que se ven son las que ha dejado la persona que ha encontrado el cuerpo. Lo curioso es que el asesinato se cometió cuando ya había dejado de nevar. No hay más señales en el manto blanco del suelo, y el asesino tampoco estaba en el interior del recinto. ¿Un crimen imposible?

CITAS:
  • La cuestión del pabellón sin salida le tiene a usted en un aprieto, ¿eh? Parece como si los asesinos se dieran el gusto de molestar al inspector jefe Humphrey Masters obrando contra las reglas del juego. Esta vez es peor que nunca. Si sólo se tratara de un cuarto cerrado, estaría usted más contento. Todos conocen varios sistemas especiales para cerrar una habitación desde el exterior. Los cerrojos pueden correrse con un pequeño mecanismo hecho con alfileres e hilo de coser.
  • Vestimos a alguien con la ropa de la Tait. A miss Bohun, por ejemplo. La ponemos al pie de la escalera. Las luces están apagadas; el grupo de personas, reunido en el rellano; se eleva la luz de la vela; de pronto se ve una figura espectral que retorna del sepulcro. La figura misteriosa levanta la mano y señala hacia arriba, canturreando en voz profunda: «¡Tú fuiste!». El asesino, dominado por el remordimiento, lanza un grito y se desmaya. ¡Que me maten, Masters; pero el trabajo policiaco seria como un lecho de rosas si las cosas fueran tan fáciles!





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas