La cuarta plaga
Edgar Wallace

Intriga , ,

La cuarta plaga

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


En el Terzo de Citta se encuentra el Palazzo Festini con toda su sombría y dilapidada magnificencia. Aquí, entre su grandeza perdida habitan los Festini, una familia no tiene miedo de resucitar disputas iniciadas por primera vez en la Edad Media. Est ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: La cuarta plaga


Escrito por: Edgar Wallace

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Intriga , ,

Número de páginas: 178

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1913




SINOPSIS:

En el Terzo de Citta se encuentra el Palazzo Festini con toda su sombría y dilapidada magnificencia. Aquí, entre su grandeza perdida habitan los Festini, una familia no tiene miedo de resucitar disputas iniciadas por primera vez en la Edad Media. Esta es la historia de la Mano Roja, una organización criminal que convierte a su jefe secreto en el hombre más peligroso de Europa. Sólo un hombre extraordinario (hermano mayor del actual conde) puede impedir que los planes de la Mano Roja para la caída del país pueden tener éxito...

CITAS:
  • ”Con toda su filosofía, Tillizini ”dijo”, y le concedo a usted un vasto y profundo conocimiento de las cuestiones humanas, ¿se le ha ocurrido pensar qué cosa tan admirable es una mujer? Eche usted a un lado las pasiones y locuras de la vida y descienda hasta aquello que, siendo útil y esencial, forma parte de la existencia. ¿Hay algo tan adicto, tan indulgente, de una pureza tan noble? Creo ”oyó cómo Tillizini reía con una risa franca, alegre, gozosa”, creo que todas las preocupaciones, todas las intrigas y todas las violencias de mi vida, todos los crímenes, como usted quiera llamarlos;...
  • ”Le he buscado un empleo ”dijo Tillizini con presteza”; está de mozo de cordel en la estación Victoria.Eso le proporcionará una ocasión excelente para relacionarse con gentes antagónicas.
    ”Y al propio tiempo podrá facilitar a usted algo de información ”dijo Crocks”. Creo que es un ardid magnífico. No parece muy inteligente, ni presumo que lo sea en cierto sentido; pero tiene un poder del que, desgraciadamente, muchos funcionarios de la Policía carecen. En el momento en que un hombre comienza a adquirir importancia, su valor disminuye.
    Tillizini rió.
    ”¡Oh, un hombre sin importancia!...
  • ”Querida ”dijo gentilmente”, debes regresar.
    ”He venido para quedarme ”dijo”. No anhelo otro fin mejor que éste.
    Él se quedó mirándola atentamente, con ternura. Tomó su cara entre sus manos y la besó en los labios.
    ”Como quieras ”dijo”. Nada podrá infundirme tantos ánimos como el tenerte a mi lado.
    La besó otra vez, y ella posó la cabeza sobre su hombro, rodeándole el cuello con los brazos.
    Era dichosa. Por muchos gustos que la vida le hubiese brindado, ninguno podía compararse con éste.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas