La puta respetuosa. A puerta cerrada
Jean-Paul Sartre

Filosófico , ,

La puta respetuosa. A puerta cerrada

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Teatro disponible en Español


Sartre
sitúa esta La puta respetuosa en una ciudad americana del Sur y en
ella un triángulo fatídico condenado a entenderse: La puta respetuosa (el
pueblo llano), el político (los gobernantes) y el negro (el chivo expiatorio).
No se l ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: La puta respetuosa. A puerta cerrada


Escrito por: Jean-Paul Sartre

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Teatro

Temas: Filosófico , ,

Número de páginas: 61

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1946




SINOPSIS:

Sartre
sitúa esta La puta respetuosa en una ciudad americana del Sur y en
ella un triángulo fatídico condenado a entenderse: La puta respetuosa (el
pueblo llano), el político (los gobernantes) y el negro (el chivo expiatorio).
No se limita a narrar una historia de racismo, sino que va más allá: La
historia de cómo una sociedad se constituye y se relaciona entre sí, la
ausencia de ética, el asomo de algún remordimiento, de algún acto bueno, pero
la sombra alargada de que el hombre es el lobo del hombre siempre está ahí. Se
representó por primera vez el 8 de noviembre de 1946.
A puerta
cerrada es una
obra de teatro existencialista creada por el filósofo Jean-Paul Sartre en 1944,
originalmente publicada en francés bajo el título Huis
Clos y fue puesta en
escena por primera vez en el Vieux-Colombier en mayo de 1944, justo antes de la
liberación de París durante la Segunda Guerra Mundial.
La obra
sólo presenta cuatro personajes (uno de los cuales, el Mayordomo, aparece por
muy poco tiempo) y un solo escenario. A puerta cerrada es la fuente de la, quizás, más famosa
frase de Sartre, «El infierno son los otros» («L'enfer, c'est les autres»). Ha sido adaptada
al cine.
La obra
se inicia con el Mayordomo conduciendo a un hombre llamado Garcín hacia un
cuarto, que la audiencia pronto identifica como el infierno (el infierno puede
ser un hotel gigantesco, debido a los «cuartos y pasillos» mencionados en la
obra). El cuarto no tiene espejos ni ventanas y sólo cuenta con una puerta,
tres sillones, una estatua de bronce y un abrecartas. Finalmente, una mujer,
Inés, entra a la habitación de Garcín, y posteriormente otra, Estelle. Después
de que ambas ingresen, el Mayordomo sale y la puerta es cerrada con llave.
Todos esperan ser torturados, pero no aparece torturador alguno. En lugar de
ello, ellos descubren que están ahí para torturarse entre ellos, lo cual
parecen estar logrando. Al principio, los tres observan eventos que les
conciernen, sucediendo en Tierra, pero finalmente (conforme su conexión con la
Tierra se desvanece y los vivos prosiguen) son abandonados con sus propios
pensamientos y la compañía de los otros dos. Al final de la obra, Garcín exige
salir; tras decirlo, la puerta se abre, pero ninguno decide salir, ya que se
dan cuenta de que no pueden vivir los unos sin los otros.




Deja un comentario



Captcha

Información y reglas