Abrázame, oscuridad
Dennis Lehane

Policial , ,

Abrázame, oscuridad

eBook ofrecido por Playster
ˇlibros ilimitados!

Novela disponible en Espańol


Cuando los detectives Patrick Kenzie y Angela Gennaro aceptan proteger al hijo de una eminente psiquiatra de las posibles represalias de la mafia irlandesa, aparece crucificado el cadáver de una mujer. Recordando un caso similar ocurrido en el mismo ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Abrázame, oscuridad


Escrito por: Dennis Lehane

Traducido por: Ramón de Espańa

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 324

Idioma del fichero: Espańol

Ańo de publicación: 1996




SINOPSIS:

Cuando los detectives Patrick Kenzie y Angela Gennaro aceptan proteger al hijo de una eminente psiquiatra de las posibles represalias de la mafia irlandesa, aparece crucificado el cadáver de una mujer. Recordando un caso similar ocurrido en el mismo barrio obrero de Dorchester, en Boston, Kenzie acude a un policía retirado que estuvo relacionado con la investigación. De aquel brutal crimen y de otros similares fue acusado un asesino en serie, que lleva desde entonces, veinte ańos, en la cárcel. żAcaso puede seguir matando?
Mientras intentan averiguar qué ser humano es capaz de mutilar, torturar y desmembrar tan cruelmente a un semejante, Kenzie y Gennaro descubren que las muertes están inquietantemente relacionadas con su propio pasado. Los acontecimientos se suceden cada vez más sangrientos, más aterradores, y los detectives trabajan contra reloj para capturar al asesino y no ser, como todo apunta, las siguientes víctimas.

CITAS:
  • Fat Freddy parecía una morsa, pero sin bigote. Era inmenso y grisáceo y lucía varias capas de ropa oscura, con lo que el cabezón que remataba toda esa negrura parecía algo surgido de los pliegues del cuello con la intención de desparramarse sobre los hombros. Sus ojos almendrados eran cálidos y líquidos, paternales, y el hombre sonreía mucho. Sonreía a los desconocidos de la calle, a los periodistas cuando salía del juzgado y, seguramente, también a sus víctimas justo antes de que sus hombres les partieran las piernas.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas