Un lugar incierto
Fred Vargas

Policial , ,

Un lugar incierto

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Diecisiete pares de zapatos con sus respectivos pies cercenados dentro y alineados mirando a un antiguo cementerio de Londres aparecen un día sin ninguna explicación.
El comisario Adamsberg se halla en Londres, invitado por Scotland Yard, para asi ...
Compra el libro en papel por   19.86 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Un lugar incierto


Escrito por: Fred Vargas

Traducido por: Anne-Héléne Suárez Girard

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 294

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 2008

ISBN: 9788498413380




SINOPSIS:

Diecisiete pares de zapatos con sus respectivos pies cercenados dentro y alineados mirando a un antiguo cementerio de Londres aparecen un día sin ninguna explicación.
El comisario Adamsberg se halla en Londres, invitado por Scotland Yard, para asistir a un congreso de tres días. Comienza la investigación y la delegación francesa regresa al día siguiente a su país. Allí descubren un horrible crimen en un chalet en las afueras de París: un anciano periodista especializado en temas judiciales ha sido, a primera vista, triturado. El comisario, con la ayuda de Danglard, relacionará los dos casos, que le harán seguir una pista de vampiros y cazadores de vampiros que lo conducirá hasta un pequeño pueblo de Serbia...

CITAS:
  • Quedarse sentado durante horas era una de las pocas pruebas capaces de romper su flema, de hacerle experimentar ese extraño estado que los demás llamaban «impaciencia» o «febrilidad» y que normalmente le resultaba inaccesible. El día anterior había conseguido escaparse tres veces, había dado una vuelta chapucera por el barrio, había memorizado las alineaciones de fachadas de ladrillo, las perspectivas de columnas blancas, las farolas en negro y oro, había dado unos pasos por una callejuela que se llamaba St. Johns Mews, y dios sabe cómo podía pronunciarse algo como «Mews». Allí un grupo de...





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas