La ciudad de los tísicos
Abraham Valdelomar

Drama , Otros , Otros

La ciudad de los tísicos

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


La ciudad de los tísicos, novela corta o «crónica poemática», pertenece a la primera etapa del proceso artístico de Abraham Valdelomar. Fue publicada en Lima, en doce entregas de la revista Variedades, entre el 24 de junio y el 16 de se ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: La ciudad de los tísicos


Escrito por: Abraham Valdelomar

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Drama , Otros , Otros

Número de páginas: 81

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1911




SINOPSIS:

La ciudad de los tísicos, novela corta o «crónica poemática», pertenece a la primera etapa del proceso artístico de Abraham Valdelomar. Fue publicada en Lima, en doce entregas de la revista Variedades, entre el 24 de junio y el 16 de septiembre de 1911.
Pese a la aún notoria influencia de Gabriele D'Annunzio, el autor da cuenta ya de su ímpetu experimental y vanguardista, de su exquisitez y sensualidad en la expresión, que serán una constante en su obra. De estructura fragmentada y corte esteticista, la novela establece un conmovedor contrapunto entre la Lima de comienzos del siglo XX ”una ciudad plena de perfumes y requiebros pretenciosos, encorsetada en tradiciones forjadas en tiempos de la Colonia” y un pueblo, al que el narrador llama simplemente B., habitado por tuberculosos.
En B., la inminencia de la muerte, lejos de sumir a sus residentes en el abandono o la desesperación, da origen a una atmósfera de dulce y refinada melancolía. Atisbamos así un mundo carnavalesco, farsesco, pero no por eso impostado; un mundo al revés, donde el amor se puede realizar de modo pleno, sin obstáculos, pues cada día puede ser, literalmente, el último.

CITAS:
  • Las manos largas representan la línea recta, el
    símbolo, el espíritu. Las manos redondas representan la línea curva, el
    realismo, la carne. Las manos largas son la aristocracia; las redondas, son la
    burguesía...
  • Y las bandadas de hombres fuertes, enormes, musculosos
    y torpes, desfilarán como un insulto al recuerdo de nuestros cuerpos débiles,
    esbeltos, flexibles y sutiles...
  • Se lo aconsejaba: ¡no romper el encanto de lo
    misterioso; no hacer reales nuestros deseos; no conocer aquello que se nos
    presenta esfumado, porque la realidad habrá desvanecido lo extraño y lo ideal
    se habrá perdido para siempre!





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas