La barbarie con rostro humano
Bernard-Henri Lévy

Filosofía , ,

La barbarie con rostro humano

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Ensayo disponible en Español


Un vasto proceso de crisis y revisión total de las ideologías y praxis, en particular de aquellas que se ofrecen como rígidos sistemas de cohesión totalitaria, se ha venido gestando en la última década. Tal vez la famosa experiencia de mayo de 1968 f ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: La barbarie con rostro humano


Escrito por: Bernard-Henri Lévy

Traducido por: Edison Simons

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: No Ficción

Género: Ensayo

Temas: Filosofía , ,

Número de páginas: 186

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1977

Contiene anotaciones



SINOPSIS:

Un vasto proceso de crisis y revisión total de las ideologías y praxis, en particular de aquellas que se ofrecen como rígidos sistemas de cohesión totalitaria, se ha venido gestando en la última década. Tal vez la famosa experiencia de mayo de 1968 fue una manifestación social y masiva de una crisis que ahora se ha hecho manifiesta a nivel del pensamiento filosófico-político El movimiento de los llamados Nuevos filósofos expresa esta nueva situación en la cual alguno de los mitos y tabúes de la izquierda son sometidos a un análisis implacable y demoledor.
Bernard Henry-Lévy integra como uno de sus más importantes representantes la nueva corriente. La barbarie con rostro humano responde a todos los lugares comunes de la izquierda con la decepcionante realidad que a lo largo de los siglos muestra al hombre como una causa perdida y al poder como una fatalidad criminal. Su análisis va más allá de los casos concretos y clásicos del estalinismo para enfrentar también al progresismo en general como una máscara de la reacción. Según su enfoque los profetas son aves del mal agüero: hay que precaverse de «la barbarie con rostro humano».

CITAS:
  • Fue necesaria esta obra [Archipiélago Gulag] para que se volviesen decibles, simplemente decibles, esas palabras que teníamos en la punta de la lengua pero sin atrevemos a proferirlas, que presentíamos sin saberlas o que sabíamos sin decirlas: no hay gusano en fruto, no hay pecado tardío, porque el gusano es el fruto y el pecado es Marx.
  • No hay campos de concentración sin marxismo, decía Glucksmann. Es preciso añadir: no hay socialismo sin campos de concentración, no hay sociedad sin clases sin su verdad terrorista.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas