El prestamista
Edward Lewis Wallant

Drama

El prestamista

eBook ofrecido por Playster ¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Sol Nazerman es un inmigrante polaco, hosco y poco sociable, que regenta una casa de empeños en Harlem a finales de los cincuenta. Las heridas de su paso por los campos nazis le han llevado a eliminar de su vida cualquier atisbo de emoción. Apenas so ...
Compra el libro en papel por   21.89 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas

Regalamos 5€ por registrarte
5€ Gratis por registrarte en i-say.com
Participa en encuestas, comparte tus opiniones y elige tus regalos. ¡Todo con i-Say!
¡Además participarás en el sorteo de 30 tarjetas de compra prepago por valor de 100 € cada una!


Enlaces para su descarga
El prestamista - Edward Lewis Wallant

Nombre: El prestamista


Escrito por: Edward Lewis Wallant

Traducido por: Eduardo Jordá

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Drama

Número de páginas: 289

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1961

ISBN: 9788415625469




SINOPSIS:

Sol Nazerman es un inmigrante polaco, hosco y poco sociable, que regenta una casa de empeños en Harlem a finales de los cincuenta. Las heridas de su paso por los campos nazis le han llevado a eliminar de su vida cualquier atisbo de emoción. Apenas soporta a los pobres diablos y ladrones de poca monta que forman la clientela habitual de su tienda ni al gánster para el que trabaja, y las relaciones con su ayudante, el joven puertorriqueño Jesús Ortiz, y con la familia de su hermana, con la que vive y a la que mantiene, tampoco son mucho mejores. Sin embargo, una serie de circunstancias inesperadas le obligarán a salir de su apatía.

CITAS:
  • Llegaban [...] de todas partes: tímidos, ariscos, sudorosos, culpables, pagando con el terror los pequeños delitos que habían cometido y que estaban condenados a cometer, arremetiendo de forma furtiva o descarada, asqueados por su maldición hereditaria, hastiados y avergonzados de sus pequeños sueños mientras abandonaban los utensilios baratos en los que habían depositado sus esperanzas. [...] Canjeaban unas baratijas por otras, regateaban con voces dulces y furtivas, y cada uno de ellos [...] llenaba el espíritu del prestamista de rabia y asco, a medida que iba viendo y oliendo su fealdad.


Loading...



Deja un comentario



Captcha

Información y reglas