Corra cuando diga: ¡ya!
Hillary Waugh

Policial , ,

Corra cuando diga: ¡ya!

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


El detective privado Peter Congdon, contratado por un senador norteamericano, debe traer desde Italia, sana y salva, a una valiosa testigo para declarar ante una comisión senatorial, encargada de investigar ciertas actividades de la Mafia, que dirige ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Corra cuando diga: ¡ya!


Escrito por: Hillary Waugh

Traducido por: Nélida M. de Machain

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 292

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1971




SINOPSIS:

El detective privado Peter Congdon, contratado por un senador norteamericano, debe traer desde Italia, sana y salva, a una valiosa testigo para declarar ante una comisión senatorial, encargada de investigar ciertas actividades de la Mafia, que dirige su cliente más para propio provecho que para el de la comunidad. Hillary Waugh (1920), conocido autor de «novelas negras», con la habilidad de que dio prueba en LA JOVEN DESAPARECIDA (SSC 4), construye en CORRA CUANDO DIGA: ¡YA!, una trepidante historia de acción, sazonada con unas certeras gotas de humor, que se desarrolla a lo largo de un viaje a través de Italia y Francia, que empieza y termina en Estados Unidos.

CITAS:
  • Llevó a Peter al interior del edificio, ascendió los escalones que conducían a la puerta del "portiere"y golpeó con fuerza. Le abrió una mujer gorda, de pelo entrecano sujeto en un rodete y una sonrisa en la que se alternaban las mellas con los dientes torcidos.
  • Era rubia, como le había dicho Gorman, y era joven y era bonita. Él la había imaginado con esa belleza tosca y pintarrajeada de la ramera común. No había conocido a Joe Bono, pero adivinaba su gusto y adivinaba también ”a través de lo que sabía” el tipo de mujer con la cual se había enredado: dura y experimentada; una chica dispuesta a aprovechar con astucia su situación y vender muy cara la información que poseía.
  • Por lo menos la maniobra le había permitido enterarse de algunas cosas. Había sospechado la existencia de un compañero, pero hasta el momento había ignorado su identidad. Y el compañero parecía el más mortal de los dos. Pero a pesar de su aspecto de tuberculoso y de su mortal palidez, sus ojos decían que la muerte no se lo iba a llevar. Marchaba a su lado, pero caía sobre otros.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas