Dinero negro
Ross Macdonald

Policial , ,

Dinero negro

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


La huida de Virginia Fablon con un hombre de dudosa identidad lleva a su antiguo novio, Peter Jamieson, a solicitar los servicios de Lew Archer. En el curso de sus investigaciones, que le llevan desde el ambiente privilegiado del Club de Tenis de Mon ...

Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Dinero negro


Escrito por: Ross Macdonald

Traducido por: Martha King

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 234

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1966

ISBN: 9788496929326




SINOPSIS:

La huida de Virginia Fablon con un hombre de dudosa identidad lleva a su antiguo novio, Peter Jamieson, a solicitar los servicios de Lew Archer. En el curso de sus investigaciones, que le llevan desde el ambiente privilegiado del Club de Tenis de Montevista a un campus universitario y al tenebroso mundo de los casinos de juego de Las Vegas, Archer se ve obligado a aventurarse en un nebuloso pasado que nadie parece deseoso de desentrañar.
En el camino, y como es habitual en estas novelas, se topará con varios cadáveres y sacará a relucir los trapos sucios de varias familias. Macdonald comparte con Raymond Chandler un detective justiciero, los sugerentes títulos de sus novelas y lo confuso de sus tramas, y aunque nunca llega a alcanzar a su maestro (nadie lo hace), es uno de los mejores autores policiales de todos los tiempos.

CITAS:
  • Peter apareció en la puerta que comunicaba las dos cocinas. No entró a la pequeña. La muerte se había apoderado de toda la habitación.
  • Para demostrarlo ejecutó un breve paso de baile, haciendo chasquear los dedos con los brazos rígidos. En sus antebrazos blancos estaban apareciendo moretones del tamaño y color de las uvas de Concord. Su baile era mecánico. Al dar un traspiés se le salió un zapato dorado. En vez de volver a ponérselo se quitó el otro de un tirón. Se sentó en uno de los taburetes del bar, moviendo los pies enfundados en las medias, apretando y frotando uno contra otro. Parecían dos animales ciegos de color piel, haciéndose furtivamente el amor bajo el círculo de su falda.
  • ”Me recuerda algo que leí una vez. Decía que dentro de todo hombre gordo hay un flaco que llora por salir.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas