El niño que robó el caballo de Atila
Iván Repila

Drama

El niño que robó el caballo de Atila

eBook ofrecido por Playster ¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Dos hermanos, el Grande y el Pequeño, confinados en el fondo de un pozo, se alimentan de todo aquello que logran encontrar y se esfuerzan por salir adelante y mantener a raya sus mentes abocadas a la locura. Mientras luchan por no perder la esperanza ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas

Regalamos 5€ por registrarte
5€ Gratis por registrarte en i-say.com
Participa en encuestas, comparte tus opiniones y elige tus regalos. ¡Todo con i-Say!
¡Además participarás en el sorteo de 30 tarjetas de compra prepago por valor de 100 € cada una!


Enlaces para su descarga
El niño que robó el caballo de Atila - Iván Repila

Nombre: El niño que robó el caballo de Atila


Escrito por: Iván Repila

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Drama

Número de páginas: 82

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 2013




SINOPSIS:

Dos hermanos, el Grande y el Pequeño, confinados en el fondo de un pozo, se alimentan de todo aquello que logran encontrar y se esfuerzan por salir adelante y mantener a raya sus mentes abocadas a la locura. Mientras luchan por no perder la esperanza, el Grande concibe un plan para conseguir liberar a su hermano.

CITAS:
  • Debes saber, hermano, que soy el niño que robó el caballo de Atila para hacer unos zapatos con sus cascos y lograr así que la hierba nunca más creciese por donde yo pisara. Muchos hombres viles me temieron como al azote de un dios, porque sequé su tierra y su semilla en mis largos paseos por el mundo.
  • Al principio me dolían los pies. Tuve que vaciar los cascos con una cuchara y luego atarlos de dos en dos con cintas de cuero negro, para que al caminar mis dedos pudieran doblarse. [...] Pero cuando me acostumbré empecé a caminar con los cascos por todas partes, y recorrí campos enteros que luego se convirtieron en desiertos. La gente se alejaba de mí y yo era feliz. Cuando saltaba muchas veces sobre el mismo lugar, la tierra se volvía negra. Caminé durante años por todo el mundo, y las huellas de mi peregrinaje podían verse desde el cielo como una herida espantosa que no cicatrizaba.


Loading...



Deja un comentario



Captcha

Información y reglas