El pecho
Philip Roth

Otros , ,

El pecho

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Relato disponible en Español


El profesor David Kepesh se despierta un día transformado en un pecho de mujer de setenta kilos. Lo que ocurre a continuación es una bizarra y extravagante alegoría kafkiana, en esta ocasión canalizada a través de una reflexión sobre la complejidad d ...
Compra el libro en papel por   9.92 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: El pecho


Escrito por: Philip Roth

Traducido por: Jordi Fibla

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Relato

Temas: Otros , ,

Número de páginas: 53

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1972

ISBN: 9788483464229




SINOPSIS:

El profesor David Kepesh se despierta un día transformado en un pecho de mujer de setenta kilos. Lo que ocurre a continuación es una bizarra y extravagante alegoría kafkiana, en esta ocasión canalizada a través de una reflexión sobre la complejidad de nuestra sexualidad y la subjetividad con que normalmente es tratada.

CITAS:
  • Antes de seguir adelante, debo aclarar que Claire no es precisamente una zorra; [...] no le gustaba nada, por ejemplo, el coito per anum, e incluso le daba asco recibir mi semen en la boca. Si llevaba a cabo la felación, era solo como un breve antecedente del acto, y jamás con la intención de prolongarla hasta que me corriera. No me quejaba agriamente de esta actitud, pero de vez en cuando, como acostumbran a hacer los hombres que aún no se han convertido en pechos, expresaba mi insatisfacción. Veréis, no estaba obteniendo de la vida todo lo que deseaba.
  • Carecía de visión, pero podía imaginar a mi antiguo mentor: el blazer con forro de un color vivo que le había confeccionado la sastrería Kilgore and French de Londres; los pantalones de franela suaves y los relucientes zapatos de Gucci [...] Riéndose no debido a alguna ridiculez que le hubiera propuesto, sino porque constataba que era cierto, que realmente me había convertido en un pecho. Mi asesor del curso de posgrado, [...] el profesor más distinguido que hubiera conocido jamás, y, sin embargo, a juzgar por los sonidos que emitía, no podía reprimir la risa tan solo con verme.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas