La noche de la viuda burlona
Carter Dickson

Policial , ,

La noche de la viuda burlona

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


En la aldea inglesa de Stoke Druid había aparecido un brote de anónimos. Todos en el pueblo habían recibido cartas de la Viuda Burlona, veneno puro en el que se mezclaban medias verdades e infundios. Y a la vista estaban los primeros resultados: la p ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: La noche de la viuda burlona


Escrito por: Carter Dickson

Traducido por: Clara de la Rosa

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 234

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1950

Contiene anotaciones



SINOPSIS:

En la aldea inglesa de Stoke Druid había aparecido un brote de anónimos. Todos en el pueblo habían recibido cartas de la Viuda Burlona, veneno puro en el que se mezclaban medias verdades e infundios. Y a la vista estaban los primeros resultados: la pobre solterona de miss Martin no pudo soportar las acusaciones y se tiró al río. Pero la Viuda Burlona no se sentía satisfecha y seguía mandando basura por correo. Sólo un investigador tan eficaz y tan excéntrico como sir Henry Merrivale podía desenmascarar a la Viuda y acabar con la plaga.

CITAS:
  • Si alguien sobresale ante la opinión pública, aunque sea por poco tiempo (por ejemplo un aviador o un juez de un caso importante), el autor del anónimo no puede soportarlo y trata de ensuciar su reputación. Motivo: la envidia. Es como el amor de Hitler por lo que no puede conseguir.
  • El anónimo es perverso en cualquier caso, concedido. Pero el caso de esta persona ahogada, si no legalmente, sí virtualmente, es un asesinato. Ha ido demasiado lejos. Y el autor decide parar, quizá para siempre.
  • Este fue el primer anónimo de la serie que, en semanas sucesivas, llovieron sobre los habitantes de Stoke Druid. Aun ahora, cuando los hechos son conocidos, la policía no puede calcular exactamente qué cantidad fue enviada, pues nadie dijo nada mientras el veneno se iba propagando. No se dijo una sola palabra.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas