Las gafas negras
John Dickson Carr

Policial , ,

Las gafas negras

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Bellergade ha dejado de ser sinónimo de residencia honorable. Al trascendido de que la joven Marjorie pudiera estar implicada en el crimen de un menor, se suceden una serie de muertes, todas por envenenamiento. Pero la de Marcus Chesney es la más ala ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Las gafas negras


Escrito por: John Dickson Carr

Traducido por: Marta Acosta Van Praet

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 206

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1939




SINOPSIS:

Bellergade ha dejado de ser sinónimo de residencia honorable. Al trascendido de que la joven Marjorie pudiera estar implicada en el crimen de un menor, se suceden una serie de muertes, todas por envenenamiento. Pero la de Marcus Chesney es la más alarmante, ya que ocurre durante un experimento público con el que la víctima pensaba probar lo engañosas que pueden resultar las evidencias...
Convertida en un clásico de la novela policial, «Los anteojos negros» somete al lector a una rigurosa lectura que no deja nada librado al azar.

CITAS:
  • No ignoraba lo ridículo que debía de parecer, de pie ahí, gritando la novedad como si estuviera tirando un plato a la cara del doctor; y le ardían las orejas. Si en ese momento el doctor Fell hubiera reído, si el doctor Fell le hubiera obligado a bajar la voz, probablemente él hubiera puesto en evidencia su quisquillosa dignidad escocesa y habría salido del cuarto. No podía evitarlo; era su modo de sentir. Pero el doctor Fell se limitó a mover la cabeza en un gesto de asentimiento.
  • Sujetos por una ancha cinta negra, los lentes del doctor Fell estaban firmemente prendidos en su nariz. La intensa concentración erizaba sus bigotes de bandido, sus mejillas se hinchaban con regularidad, y suaves terremotos de respiración profunda animaban la inmensa "robe de chambre"de flores granates, mientras su dueño trataba de adivinar cuál era el asesino. Pero al entrar Elliot, se levantó como un inmenso oleaje y casi volcó la mesa, como Leviatán surgiendo debajo de un submarino.
  • Es bastante fácil. Podría haber sido hecho en esa forma. Pero ¿no es acaso una forma increíblemente simple para un asesino que ha demostrado ser tan ágil como éste? ¿Qué se deduce de tal suposición? Simplemente, que el veneno fue puesto ahí en un día determinado, y limita la lista de sospechosos a aquellos que acudieron al local ese día. Si me lo permite, puedo sugerirle un procedimiento mil veces mejor.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas