Estrellas en el Annapurna
Simone Moro

Deportes y juegos , ,

Estrellas en el Annapurna

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Crónica disponible en Español


Primera obra escrita del alpinista de fama internacional Simone Moro en la que se aventura al relato de sus vivencias durante la dramática expedición invernal al Annapurna en 1997. En ella sus dos compañeros Dimitri Sobolev y Anatoli Bukreev mueren s ...

Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Estrellas en el Annapurna


Escrito por: Simone Moro

Traducido por: Unai Martínez Malaxecheverría

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: No Ficción

Género: Crónica

Temas: Deportes y juegos , ,

Número de páginas: 137

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 2011

ISBN: 9788498292206

Contiene ilustraciones y Contiene anotaciones



SINOPSIS:

Primera obra escrita del alpinista de fama internacional Simone Moro en la que se aventura al relato de sus vivencias durante la dramática expedición invernal al Annapurna en 1997. En ella sus dos compañeros Dimitri Sobolev y Anatoli Bukreev mueren sepultados por una avalancha, mientras Moro, que es arrastrado más de 800 metros, milagrosamente sobrevive. El dolor de sus terribles heridas es superado por la desesperación que la pérdida de su querido amigo le hace sentir. Por eso “Estrellas en el Annapurna” es un relato íntimo y directo que nos hará sentir el frío y el cansancio, la soledad y la desesperación, el miedo a la muerte y la alegría de sentirse vivo... Un homenaje a su amor por la montaña y al recuerdo imborrable de un amigo que permanecerá siempre vivo en su corazón. Si el año 1996 fue el año de la tragedia en el Everest, de la que tanto Bukreev como Krakauer publicaron sus historias, 1997 es el año de la tragedia en el Annapurna. El supervivente fue entonces Bukreev; un año después lo fue su amigo Moro el que nos emociona y nos conmueve.

CITAS:
  • Fue en ese momento cuando me di cuenta de que no había sido muy hábil... me lo había hecho todo dentro de la capucha, y acababa de ponérmela sobre la cabeza a -46 °C.
  • Me las arreglé para agarrarme un segundo, quizá incluso menos, y luego me sentí arrancado de la pared por una fuerza indescriptible de gran alcance.
  • Los cortes se abrían hasta el hueso y la carne quemada marcaba los bordes de los profundos surcos hechos por la cuerda.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas