Oscar Wilde y el club de la muerte
Gyles Brandreth

Intriga , Otros , Otros

Oscar Wilde y el club de la muerte

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


En mayo de 1892, Oscar Wilde ya es toda una celebridad, famoso por sus fiestas y sus ocurrencias. Pero ni él mismo podría haber adivinado lo que provocaría cuando, en una reunión del club Sócrates, propone jugar al «Asesinato». Cada uno de sus invita ...

Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Oscar Wilde y el club de la muerte


Escrito por: Gyles Brandreth

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Intriga , Otros , Otros

Número de páginas: 318

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 2008

ISBN: 9788493696009

Contiene anotaciones



SINOPSIS:

En mayo de 1892, Oscar Wilde ya es toda una celebridad, famoso por sus fiestas y sus ocurrencias. Pero ni él mismo podría haber adivinado lo que provocaría cuando, en una reunión del club Sócrates, propone jugar al «Asesinato». Cada uno de sus invitados debe escribir en un papel el nombre de la persona a la que desearían matar. Sólo se trata de un juego, una broma macabra, por supuesto... Pero pocas horas más tarde, las catorce «víctimas» escogidas empiezan a morir, una tras otra... Wilde no tarda en deducir que el asesino es uno de los miembros del club y, con la ayuda de sus fieles amigos Robert Sherard y Arthur Conan Doyle, deberá detenerlo si no quiere convertirse él mismo en la próxima víctima.

Desde los fastuosos salones de los selectos clubes londinenses hasta los sórdidos confines del ring de boxeo y el engañoso universo del teatro, «Oscar Wilde y el club de la muerte» nos ofrece una fascinante historia de pasiones, engaños y homicidios en medio de la doble moral de la sociedad victoriana.

CITAS:
  • ”¿Y qué nos dice todo esto?
    ”Nos dice lo que no sabemos, que es mucho..., y también nos dice que parte de lo que sabemos carece por completo de sentido.
  • El cristal se oscurece, Robert. La trama se espesa. El misterio se enturbia. A pesar de mi cuadrícula, estoy perdido. Quizá como el pobre y condenado Holmes, debería buscar la inspiración en las drogas o en el violín. ¿Tienes cocaína en tus habitaciones, amigo? ¿O un Stradivarius que puedas prestarme?
  • ”Era en realidad un regalo que me había hecho a mí mismo. Oscar no es nombre de santo y tampoco un nombre shakesperiano, y Sebastian es ambas cosas. Sebastian es mi álter ego. Soy Oscar en la ciudad y Sebastian en otros momentos y lugares... Le di al muchacho mi propia pitillera... respondiendo a un simple impulso. Era el momento adecuado para ello, ¿no os parece? Deberíamos aprovechar siempre el momento.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas