El asesino de la carretera
James Ellroy

Policial , ,

El asesino de la carretera

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


«El agente literario Molton Alpert, ha anunciado que representará a Martin Michael Plunkett, condenado por varios asesinatos y conocido como el Verdugo Sexual, en la venta de sus memorias autobiográficas, un relato que, según Alpert, “no se calla nad ...
Compra el libro en papel por   7.98 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: El asesino de la carretera


Escrito por: James Ellroy

Traducido por: Montserrat Gurguí

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 281

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1986

ISBN: 9788498725155




SINOPSIS:

«El agente literario Molton Alpert, ha anunciado que representará a Martin Michael Plunkett, condenado por varios asesinatos y conocido como el Verdugo Sexual, en la venta de sus memorias autobiográficas, un relato que, según Alpert, “no se calla nada y está destinado a recibir la consideración de texto clásico sobre la mente criminal”».
Martin Michael Plunkett es la oscura combinación de un intelecto privilegiado, un alma despiadada y un corazón maligno. Su infancia se vio sacudida por sueños terribles y enrevesadas fantasías. Pronto descubre el alivio que le supone la visión, el sabor y el tacto de la sangre tibia. Y se rinde a los salvajes y terribles impulsos que le revelan que su verdadera vocación es ser un asesino perfecto. Así traza un sangriento reguero a lo largo de las carreteras de Estados Unidos, de costa a costa. Parece que no hay motivos, y es que Martin Plankett mata sólo por placer. Su brillante y retorcida mente es un espeluznante lugar sin explorar. Ahora él mismo se encargará de confesar todo el horror. Su locura refleja la locura de una nación. El asesino está en la carretera.

CITAS:
  • Yo me creía aquellas historias al pie de la letra y Rheinhardt se creía las mías [...] Por eso, precisamente, compartía de buen grado su estilo de vida ermitaño; por eso toleraba que me creciera la barba irregular y mantenía la cara oculta de las insistentes miradas de los vecinos cuando hablábamos en el porche. Mi otra única mentira fue en respuesta a una pregunta directa que me hizo después de tomar un trago de Canadian Club.
    ”¿Has matado alguna vez a un hombre?
    ”No ”contesté.
  • Construye montañas de elipses y bastiones de lógica de interpretaciones de la verdad que te he dado. Y si he ganado tu credibilidad retratándome abiertamente, con fragilidades incluidas, créeme si te digo lo siguiente: he alcanzado puntos de poder y de lucidez que no pueden medirse por ningún parámetro lógico, místico o humano. Tal era la santidad de mi locura.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas