Los inquilinos de Moonbloom
Edward Lewis Wallant

Drama , ,

Los inquilinos de Moonbloom

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Norman Moonbloom es un perdedor, un pacífico inadaptado que, tras alargar sus años de universidad hasta la treintena, se ve obligado a aceptar el trabajo que le ofrece su hermano como administrador de unos apartamentos en Manhattan. Durante las visit ...
Compra el libro en papel por   18.9 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Los inquilinos de Moonbloom


Escrito por: Edward Lewis Wallant

Traducido por: Miguel Martínez-Lage

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Drama , ,

Número de páginas: 240

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1963

ISBN: 9788493431532




SINOPSIS:

Norman Moonbloom es un perdedor, un pacífico inadaptado que, tras alargar sus años de universidad hasta la treintena, se ve obligado a aceptar el trabajo que le ofrece su hermano como administrador de unos apartamentos en Manhattan. Durante las visitas a los inquilinos, en las que tendrá que soportar sus indignadas quejas sobre el estado de las viviendas, conocerá una variopinta galería de personajes que son, en realidad, arquetipos del Nueva York de los cincuenta. Poco a poco, Norman irá asomándose a las vidas de sus arrendatarios, descubriendo sus más íntimos deseos y penas. Su trato será el detonante de importantes cambios en la vida de Moonbloom quien, desoyendo las exigencias de rentabilidad de su hermano y las indicaciones del sentido común, se embarcará en un desesperado intento por mejorarles la vida. Los inquilinos de Moonbloom compone con trazo enérgico, festivo y nostálgico, un imponente fresco sobre la Gran Manzana y el rigor de la vida urbana. Una gran muestra de la literatura americana de los sesenta, de un escritor llamado a figurar entre los grandes de su generación y al que sólo su temprana desaparición privó de un reconocimiento más amplio.

CITAS:
  • No había ni rastro de anhelo en sus pensamientos; solamente el entretenimiento y la condescendencia de un hombre que no otorga la menor credibilidad a los sueños, salvo durante el tiempo que se reserva a la ensoñación. «No estoy más que vivo a medias», pensó con animación, sin sopesar siquiera que el estado de hallarse vivo plenamente pudiera ser inminente. «Dios no lo quiera», habría dicho ante tal insinuación, sin creer en Dios ni en la amenaza.
  • Roto el aire estancado en los conductos, dio una breve, ágil cabalgada, un subibaja por las escalas, hasta aterrizar en el colchón mullido de la melodía. Con los dedos propulsó un bajel de sonido que navegó con toda elegancia a lo largo de las orillas del silencio, entrando y saliendo de sus diminutas ensenadas. Y tendió la vista al frente, a la espera de llegar a una catarata tremenda, que le produjera la descarga de oro, la sensación de triunfo suficiente para traducir el lenguaje de un muerto, para convertirlo a la verdad que, bien sabía, ya estaba allí.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas