Luces de neón
Jay McInerney

Drama , ,

Luces de neón

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Todo iba bien hasta que le abandonó Amanda. Tenía amigos, un empleo en una revista de prestigio, una firme vocación literaria y una bella modelo por esposa con la que se había instalado en Manhattan. Luego, sin previo aviso, ella desapareció y todo c ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Luces de neón


Escrito por: Jay McInerney

Traducido por: María Elena Rius

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Drama , ,

Número de páginas: 133

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1984




SINOPSIS:

Todo iba bien hasta que le abandonó Amanda. Tenía amigos, un empleo en una revista de prestigio, una firme vocación literaria y una bella modelo por esposa con la que se había instalado en Manhattan. Luego, sin previo aviso, ella desapareció y todo comenzó a venirse abajo. Pero con estilo y con música del momento: con noches interminables, clubs de moda, rayas de polvo blanco, amaneceres inexplicables y terribles resacas. Estaba a punto de convertirse en el primer empleado despedido de toda la historia de la revista. Y Nueva York, envuelta en resplandores de neón, parecía inesperadamente un escenario de pesadilla...
Luces de neón, la primera novela de Jay McInerney, fue todo un símbolo en su momento por su retrato de una juventud dorada y decadente, y sigue constituyendo todavía el ejemplo más acabado, y también el más imitado, de cómo novelar la vida nocturna de la gran ciudad moderna.

CITAS:
  • La noche ha llegado a ese punto imperceptible en que las dos de la mañana se hacen súbitamente las seis. Pero todavía no estás dispuesto a reconocer que has traspasado la línea más allá de la cual sólo te espera daño innecesario y nervios a flor de piel. En algún momento pudiste salir de la situación, pero lo dejaste pasar montado en la cola de un cometa de polvo blanco y ahora estás tratando de hacer frente a las consecuencias.
  • En las palmas de la mano tienes marcas de uñas. Has dormido boca arriba, con los brazos rígidos y los puños apretados.
  • No estás tan desesperado, piensas. Aún te queda algo de dignidad.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas