Veredicto de doce
Raymond William Postgate

Policial , ,

Veredicto de doce

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Las novelas policíacas de Raymond Postgate no solo sintetizan las virtudes clásicas del género: son también hermosas, inolvidables y trágicas. En «Veredicto de doce», utilizando una estructura poco usual, Postgate analiza la personalidad de cada uno ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Veredicto de doce


Escrito por: Raymond William Postgate

Traducido por: Marta Acosta Van Praet

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 209

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1940




SINOPSIS:

Las novelas policíacas de Raymond Postgate no solo sintetizan las virtudes clásicas del género: son también hermosas, inolvidables y trágicas. En «Veredicto de doce», utilizando una estructura poco usual, Postgate analiza la personalidad de cada uno de los miembros del jurado y el desarrollo de los hechos para, en una audaz disección, presentarnos las contradicciones e inconsecuencias de la justicia.

CITAS:
  • Hacía diecisiete años que ocupaba ese puesto y esperaba continuar en él hasta su jubilación o su muerte. Antes de ser cajero había sido ayudante del cajero anterior; antes había atendido el mostrador, y antes aún había sido mandadero de la misma firma. Se había empleado allí inmediatamente después de terminar las clases primarias en una escuela del estado y nunca se le había ocurrido probar otra cosa.
  • Tuvo deseos de repetir por centésima vez a Felipe que para ella los defectos más odiosos en un niño eran la ocultación y la evasiva; que cuando un chiquillo nada tiene que esconder, procede con franqueza y honradez; que el perdón es casi siempre el resultado de la sincera confesión de una falta...
  • Alicia Morris comprendía que tanto por su sexo como por su religión formaba parte de los débiles que necesitan ser protegidos. La muerte y el asesinato impune eran demasiado frecuentes; estaban siempre demasiado próximos. ¡Que los muros sean altos, pesadas las armas, muchos los defensores; que disparen primero sobre los provocadores de disturbios y averigüen después!





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas