X
Percival Everett

Drama , ,

X

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


A veces la gracia consiste en no saber, en plegarse a elaboraciones mentirosas que, a su manera, digan consignar la verdad. Percival Everett autor de una veintena de libros inexplicable y milagrosamente inéditos en español hasta ahora, ha escrito una ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: X


Escrito por: Percival Everett

Traducido por: Marta Alcaraz Burgueño

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Drama , ,

Número de páginas: 249

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 2001




SINOPSIS:

A veces la gracia consiste en no saber, en plegarse a elaboraciones mentirosas que, a su manera, digan consignar la verdad. Percival Everett autor de una veintena de libros inexplicable y milagrosamente inéditos en español hasta ahora, ha escrito una novela narrada por Thelonious «Monk» Ellison. Novela, que no autobiografía encubierta, por más que Ellison, al igual que Everett, sea un académico y humorista de genio, aficionado a la pesca con mosca, novelista experimental y negro. Pero no lo bastante negro. Prueba de ello es que la crítica, siempre tan perspicaz, no encuentra el vínculo entre la reescritura de Los persas de Esquilo que Monk ha firmado y la auténtica experiencia afroamericana que, se supone debía relatar.
Entretanto, la escritora Juanita Mae Jenkins se hace millonaria con una novelita (inspirada por los dos días que pasó con unos parientes pobres) tan realista como el estereotipo de la miseria y la negritud del que Monk huye con horror y que, tras recibir diecisiete cartas de rechazo a su último manuscrito, acaba satirizando.
Claro que la buena (mala) conciencia de la industria editorial a veces no entiende de ironías. No hablemos ya de los lectores, la televisión o la academia, porque en esta novela, que llamamos así a falta de una palabra mejor, no queda títere con cabeza.
Cambie de país, sustituya a los negros por el colectivo de turno y verá que América no queda tan lejos. Sin embargo, las comparaciones son sobre todo inútiles, y X no trata de la raza ni del género, la construcción de la identidad o la familia, que a veces uno no conoce hasta que la pierde, tanto como da cuenta, convertida en su propia metáfora, de lo que un artista puede conseguir a pesar de la cultura en la que se inscribe. Contra ella.

CITAS:
  • ”Lo que siempre dicen es que no eres lo bastante negro ”me dijo mi agente.
    ”¿Qué significa eso, Yul? ¿Cómo saben siquiera que soy negro? ¿Eso qué más da?
    ”Esto ya lo hemos hablado. Lo saben por la fotografía de tu primer libro. Lo saben porque te han visto. Lo saben porque eres negro, por el amor de Dios.
    ”Y entonces, ¿qué? ¿Hago que mis personajes lleven un peinado a lo afro y se digan negro esto, negro lo otro para complacer a esa gente?
    ”Daño no te haría.
  • Hay tantos tipos de martillos como de sierras. Un pulgar donde no toca no notará la diferencia.
  • Camino todo tranquilo y chulo siguiendo la línea roja, cruzo la puerta, bajo las escaleras, llego al plató y ahí estamos. Mis cuatro niños están ahí sentados con sus cuatro madres. La Haspirina en las rodillas de la Sharinda. La Tylenola, en las de la Reynisha. La Dexatrina, en las de la Robertarina, y el Rexall en las de la Cleona. La silla vacía es la de al lado de la Cleona, y la surnormal me agarra de la camiseta cuando me siento. El público me aguchea y yo levanto los ojos y les miro esos caretos de imbécil, pero la luz me ciega y levanto el dedo. ¿Me aguchean? Los voy a reventar.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas