Butcher s Crossing
John Williams

Aventuras , ,

Butcher s Crossing

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Corren los años setenta del siglo XIX y el joven Will Andrews, recién graduado en la universidad de Harvard, decide dejar el bullicio de la gran ciudad e irse hacia el Oeste para encontrar un lazo de unión con la naturaleza. Ya de camino, Will recala ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Butcher s Crossing


Escrito por: John Williams

Traducido por: Luis Murillo Fort

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Aventuras , ,

Número de páginas: 236

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1960




SINOPSIS:

Corren los años setenta del siglo XIX y el joven Will Andrews, recién graduado en la universidad de Harvard, decide dejar el bullicio de la gran ciudad e irse hacia el Oeste para encontrar un lazo de unión con la naturaleza. Ya de camino, Will recala en una aldea de Kansas llamada Butcher´s Crossing, un lugar donde la única diversión es tomar copas con hombres que han perdido ya muchas batallas y acariciar mujeres cansadas de tanto traficar con el placer.
Todo parece tristemente anodino en ese pueblo tan alejado de las aventuras soñadas por Will, hasta que el muchacho traba amistad con Miller, un hombre maduro y cazador experimentado de búfalos. Miller y Andrews, acompañados de otros dos hombres, emprenden una aventura que los llevará a una pradera de ensueño, donde los animales abundan. Uno tras otro, los búfalos caen, pero el invierno acecha y la codicia de los hombres se cobrará su precio.

CITAS:
  • En la semioscuridad matutina, Butcher's Crossing tenía un aire espectral e indefinido; las fachadas de los edificios eran formas grises que surgían de la tierra como colosales rocas erosionadas, mientras que las casetas parecían cascotes amontonados de cualquier manera en torno a hoyos. [...] En la región que se extendía ante ellos, la oscuridad parecía más densa; el sonido de los cascos de los caballos sonó rítmico y monótono en los oídos de los hombres, y el fino olor sofocante del polvo empezó a rondar sus narices, sin que pudiera disiparlo la obligada lentitud de su avance.
  • Un mediodía gris de finales de mayo, tres hombres cabalgaban rumbo al este por la senda de Smoky Hill; el viento procedente del norte les lanzaba al rostro una fina lluvia fría, y eso los obligaba a ir acurrucados y con la cabeza baja y vuelta hacia el lado contrario. Llevaban diez días recorriendo la gran pradera en una línea casi recta y sus dos caballos empezaban a acusar el cansancio; andaban con la testuz baja, y los huesudos flancos subían y bajaban con el esfuerzo de avanzar por terreno llano.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas