El pequeño César
W. R. Burnett

Intriga , ,

El pequeño César

eBook ofrecido por Playster ¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Rico es un pistolero de Chicago, joven y con iniciativa, dispuesto a tener una banda propia y a disputar la explotación del vicio a otros gángsteres de la ciudad.

El pequeño César
, que constituye uno de los más altos exponentes de la no ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


Por ser cliente de BANKINTER-COINC le regala un 4% de sus compras en   Y una tarjeta regalo con 25€ en saldo

SUSCRÍBASE EN 5 MINUTOS

Para obtener el descuento, cree su cuenta e introducir el código 17COINC55620 en el campo “Código Promocional” del formulario de registro.






Enlaces para su descarga
Nombre: El pequeño César


Escrito por: W. R. Burnett

Traducido por: Juan Carlos Silvi

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Intriga , ,

Número de páginas: 133

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1929




SINOPSIS:

Rico es un pistolero de Chicago, joven y con iniciativa, dispuesto a tener una banda propia y a disputar la explotación del vicio a otros gángsteres de la ciudad.

El pequeño César
, que constituye uno de los más altos exponentes de la novela negra, es el relato de los crímenes de Rico, que en poco tiempo le elevan al rango de reyezuelo de los bajos fondos. La narración, directa y llena de dinamismo, pone al desnudo el proceso mental y moral de esos gángsteres, dando vida a un mundo inédito y sorprendente dominado por la violencia.

W. R. Burnett, autor de guiones cinematográficos (Scarface, La gran evasión) y de novelas clásicas de gángsteres (La jungla del asfalto, High Sierra), recibió el prestigioso galardón Grand Master en reconocimiento a sus cincuenta años de profesión.

Esta novela fue llevada al cine en 1931 por Mervyn LeRoy, con el título en España de Hampa Dorada (Little Caesar), con Edward G. Robinson en el papel de "Pequeño César".

CITAS:
  • ”Rico, son las once y treinta y cinco. ¿Qué te parece?
    ”Será mejor que nos vayamos.
    Otero se irguió con lentitud, aplastó su colilla, cogió la metralleta que estaba encima de la mesa y la escondió bajo su abrigo. Rico examinó cuidadosamente su revólver.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas