El sello de Antigua
Robert Graves

Realista , ,

El sello de Antigua

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Era el sello más raro del mundo y se convirtió en el
centro de una implacable rivalidad entre hermanos. Tanto Oliver como Jane
recurrieron a todo tipo de artimañas, trucos y sabotajes para conseguirlo,
hasta que la ley tuvo que intervenir ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: El sello de Antigua


Escrito por: Robert Graves

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Realista , ,

Número de páginas: 260

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1936




SINOPSIS:

Era el sello más raro del mundo y se convirtió en el
centro de una implacable rivalidad entre hermanos. Tanto Oliver como Jane
recurrieron a todo tipo de artimañas, trucos y sabotajes para conseguirlo,
hasta que la ley tuvo que intervenir para solucionar la Batalla del Sello... de
desenlace tan inesperado como genial. En esta desenfadada comedia, Robert
Graves hace gala de un sentido del humor y una ironía que rara vez aflora en su
obra con tanta luminosidad.
Una novela repleta de
sorpresas.

CITAS:
  • Edith tenía mucho dinero y ni la menor idea de cuan agradable era gastarlo.
  • Al público se le ha enseñado a creer que la vida es así, risas y lágrimas a la vez, y cree que el hombre que puede obligarnos a meternos el pañuelo en la boca para ahogar la risa y consigue después que lo saquemos de nuevo para secar lágrimas de compasión, es un genio. Pero en realidad no es eso. O es un tremendo sinvergüenza o un profesional experimentado de la escena. O quizás ambas cosas. ¿Qué era Dickens? Será mejor callarlo. Decir una palabra contra Dickens es como sentarse cuando la orquesta toca el himno nacional».
  • Aquel Hazlitt que solía decirle a él, a Oliver, que comía demasiado y perdía la línea. Aquel Hazlitt que hacía honores a su título de «campeón» coleccionando cerdos de porcelana. El mismísimo Hazlitt, gordo como un cerdo ahora, que con un martillo en la mano vendía sellos a los japoneses, a los tratantes de sombreros hongo y a Sir Arthur Gamm, con sus ojillos húmedos y su barbilla blanca y aseada.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas