Gengis Kan, el conquistador de Asia
Michael Prawdin

Historia , ,

Gengis Kan, el conquistador de Asia

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Divulgación disponible en Español


Las primeras
noticias que llegaron a Occidente sobre los mongoles hablaban sobre un ejército
de cristianos orientales que acudía en ayuda de los caballeros cruzados
sitiados en Damieta. Pero lo que ocurrió fue que este ejército, liderado ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Gengis Kan, el conquistador de Asia


Escrito por: Michael Prawdin

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: No Ficción

Género: Divulgación

Temas: Historia , ,

Número de páginas: 601

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1935




SINOPSIS:

Las primeras
noticias que llegaron a Occidente sobre los mongoles hablaban sobre un ejército
de cristianos orientales que acudía en ayuda de los caballeros cruzados
sitiados en Damieta. Pero lo que ocurrió fue que este ejército, liderado por un
todavía desconocido Gengis Kan, se convertiría años mas tarde en un verdadero
azote para las naciones de Asia y de la propia Europa. Uniendo bajo sus
banderas a las distintas tribus mongolas, enzarzadas hasta entonces en
interminables guerras internas, Gengis Kan creo casi desde la nada un imperio
que abarcaría un inmenso territorio, desde el Mediterráneo hasta el Pacifico y
desde Siberia hasta el Himalaya. Sus herederos aún pudieron añadir a la gloria
de sus ejércitos mas conquistas: Rusia, el califato musulmán o China, adonde
Kubilai, el protector de Marco Polo, acabó trasladando la capital. Sin embargo, el propio éxito de la empresa
acometida por el joven Gengis Kan escondía entres sus pliegues la semilla de la
decadencia del impero.
Gengis Kan, el
creador de tan glorioso imperio, y sus herederos cambiaron para siempre la visión
que en Europa se tenía de Oriente y la relación entre estas dos partes del
mundo, forjando a lomos de sus caballos la más increíble aventura jamás vivida
por un pueblo nómada.

CITAS:
  • La primera guerra fratricida entre los mongoles
    estaba a punto de estallar.
    Vanamente intentó Yeliu-Tschutsai detener al gran
    kan, describiéndole los peligros que semejante discordia implicaba para el
    porvenir.
    Gengis Kan gritó:
    ”¡Está loco! ¡Sólo
    un loco intentaría oponerse a mis órdenes! ¡Y un loco no puede reinar!
  • Ignoran el descanso y la tregua; no huyen ni se
    retiran. Cuando levantan el campo se llevan todo lo que puede serles útil. Se
    contentan con carne seca y leche agria. [...] Abren las venas de sus monturas y
    beben la sangre. Sus caballos no necesitan paja ni avena: escarban la nieve con
    las patas y comen la hierba que hay debajo, o escarban la tierra y se contentan
    con las raíces de las plantas. Cuando salen victoriosos no dejan a nadie con
    vida; viejos y jóvenes, todos son pasados a cuchillo; [...] Nadando, pasan los
    ríos, cogidos a las crines o a la cola de sus caballos...
  • ... en
    las iglesias se rezaba con fervor: «De la ira de los tártaros líbranos, Señor».
    El Papa dispuso que se predicara una cruzada contra ellos; [...] Pero el pánico
    cundía por doquier. El que se alistaba como cruzado lo hacía «en el caso de que
    Dios no aleje a ese pueblo de nosotros». Ninguno de los príncipes alemanes
    reunidos en Merseburgo [...] pensaban seriamente en ir a Hungría a batirse.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas