Fin de partida
Samuel Beckett

Humor , ,

Fin de partida

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Teatro disponible en Español


Fin de partida, junto con Esperando a Godot la obra de teatro más importante de Samuel Beckett, se representó por primera vez en 1957. Inspirada en el Rey Lear y el Libro de Job, el autor irlandés exhibe en ella su don magistral ...
Compra el libro en papel por   6.98 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Fin de partida


Escrito por: Samuel Beckett

Traducido por: Ana María Moix

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Teatro

Temas: Humor , ,

Número de páginas: 33

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1957

ISBN: 9788472230880




SINOPSIS:

Fin de partida, junto con Esperando a Godot la obra de teatro más importante de Samuel Beckett, se representó por primera vez en 1957. Inspirada en el Rey Lear y el Libro de Job, el autor irlandés exhibe en ella su don magistral para escenificar la ceremonia trágica de la condición humana. Lear y Job conviven bajo los harapos milenarios que recubren a ese patético rey, ciego y paralítico, eternamente sentado en un trono absurdo y rodeado de un mundo «que apesta a cadáver». Hamm y Clov, amo y esclavo, personajes aniquilados y unidos en lo peor como el alma al cuerpo, no disponen, para matar la espera, sino de gestos vanos y del rumor inútil de sus palabras, en un universo que, como definió E. M. Cioran, «es quizás un infierno, pero un infierno milagroso, puesto que en él uno se libera de la doble tarea de vivir y de morir».

CITAS:
  • CLOV (con tristeza): Nunca nadie en el mundo ha pensado de modo tan retorcido como nosotros.
  • HAMM: No hay prisa. Dame mi calmante.
    CLOV: Es demasiado pronto. (Pausa.) Es demasiado pronto, después del estimulante no surtiría efecto.
    HAMM: Por la mañana nos estimulan y por la noche nos adormecen. A menos que sea al revés. (Pausa.) ¿Naturalmente, el viejo médico murió, no?
  • HAMM: ¡Cerdo! ¿Por qué me engendraste?
    NAGG: No podía saberlo.
    HAMM: ¿Qué? ¿Qué es lo que no podías saber?
    NAGG: Que saldrías tú.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas