Mentirillas
Leo Maslíah

Sátira , ,

Mentirillas

eBook ofrecido por Playster ¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Una vez más la manecillas de los relojes han desaparecido misteriosamente de la casa de Lucy. La resolución del enigma parece imposible en manos del inescrupuloso detective «Caripela» Smith contratado por el héroe-narrador de la novela, quien en lo s ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


Llega Amazon Prime Day, con descuentos exclusivos.



Enlaces para su descarga
Nombre: Mentirillas


Escrito por: Leo Maslíah

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Sátira , ,

Número de páginas: 103

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1993




SINOPSIS:

Una vez más la manecillas de los relojes han desaparecido misteriosamente de la casa de Lucy. La resolución del enigma parece imposible en manos del inescrupuloso detective «Caripela» Smith contratado por el héroe-narrador de la novela, quien en lo sucesivo será victima de balazos, mutilaciones y ataques de lubricidad resultante de la impericia de quienes intentan ayudarlo.

En Mentirillas el lector deberá lidiar con una serie de aclaraciones y desmentidas puestas a modo de pequeñas trampas y decidir por si mismo qué porcentaje de credibilidad amerita cada capítulo de esta desopilante novela. Nadie podrá nunca saber si es verdad que las manecillas de los relojes de la casa de Lucy desaparecen. Ese es el juego y el riesgo de la literatura: el verdadero investigador no es «Caripela» Smith sino el mismo lector que deberá adivinar las Mentirillas que se van sumando a lo largo de la novela. Quien se aventure a esta lectura podrá oír el tabletero alocado de una de las máquinas de escribir más formidables de nuestra actual narrativa.

CITAS:
  • [...] ¿Puedo sentarme?
    Smith asintió; pero un examen del espacio circundante no me aportó ninguna impresión sensorial correspondiente a silla alguna, a excepción de la ocupada por el propio Smith. De todas maneras tomé asiento.
  • Eché una mirada al público; estaban todos juntos allí, quietos, atemorizados por la conciencia de su desamparo individual, pero abyectamente reconfortados por la protección del inmenso acolchado humano formado por los demás.
  • [...] alguna vez pensé en recurrir a un sicoanalista, pero no lo hice por desconfianza hacia una ciencia dedicada a un objeto de existencia tan incierta como la siquis humana.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas