De música ligera
Aixa de la Cruz

Drama , ,

De música ligera

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Un encuentro fortuito. Una charla que se anima al calor de la cerveza. Los mapas de dos vidas se despliegan. ¿Se vislumbra un romance?
Madrid. Cualquier pub irlandés. Cerveza y cerveza. De fondo suena el contradictorio imaginario musical de dos ge ...

Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: De música ligera


Escrito por: Aixa de la Cruz

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Drama , ,

Número de páginas: 162

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 2009

ISBN: 9788496822801




SINOPSIS:

Un encuentro fortuito. Una charla que se anima al calor de la cerveza. Los mapas de dos vidas se despliegan. ¿Se vislumbra un romance?
Madrid. Cualquier pub irlandés. Cerveza y cerveza. De fondo suena el contradictorio imaginario musical de dos generaciones. Él es profesor de piano. Cuarentón. Escapó del autismo gracias a la música. Ella es una de sus ex alumnas. Veinteañera. Acaba de firmar una hipoteca con un rockero de tercera.

CITAS:
  • ”Cuente hasta cinco.
    ”¿Qué?
    ”Contesto... su pregunta. Cuente. Uno, dos, tres, cuatro, cinco.
    ”Está bien. Uno, dos, tres, cuatro y cinco.
    ”Nota la diferencia.
    ”¿Diferencia? Creo que no..., lo siento.
    ”Su entonación. Ha cambiado.
    ”¿Ah, sí? ¿En qué sentido?
    ”Aproximarse al cinco. Una cadencia.
    ”[...] ¿Se refiere a la conjunción, al «y cinco»?
    ”Su melodía... antes del cinco... indicaba el final.
    ”¡Ah! Quiere decir que usted no controla estos matices, que cuenta hasta cinco como si fuera a contar hasta cien.
    ”Exactamente.
  • El piano se veía peligroso, encerrado en el cerco de luz que marcaba un foco redondo colgado del techo, y el recorrido hasta él parecía eterno. El murmullo de la sala se apagó antes que las luces, como si un presentimiento colectivo hubiese paralizado al público, y Dylan sintió que lo empujaban. También le dieron un trozo de paño para limpiar el sudor de las teclas. Ya entonces, cuando avanzaba tembloroso hacia el centro del escenario, supo que no lograría hacerlo.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas