El jurado número doce
B. M. Gill

Policial , ,

El jurado número doce

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Un hombre acusado del asesinato
premeditado de su mujer permanece tranquilo, arrogante y seguro de sí mismo.
Pero las apariencias engañan. Hasta el propio abogado defensor ignora el
tormento interior de su cliente cuando mira indiferente ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: El jurado número doce


Escrito por: B. M. Gill

Traducido por: Julia Inés Benseñor de Jais

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 167

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1984




SINOPSIS:

Un hombre acusado del asesinato
premeditado de su mujer permanece tranquilo, arrogante y seguro de sí mismo.
Pero las apariencias engañan. Hasta el propio abogado defensor ignora el
tormento interior de su cliente cuando mira indiferente a los miembros del
jurado que prestan el juramento de ley. ¿Qué pueden saber esas personas
extrañas sobre su pasado, sus motivaciones y su vida privada? A la hora del veredicto, cuando los doce jurados se
reúnen para decidir la suerte del acusado, hay uno de ellos que esconde un
secreto imposible de revelar.

CITAS:
  • Si eso significaba estar loco, entonces era una forma muy serena de locura. Se preguntó cómo habría reaccionado Sócrates cuando le dieron a beber la cicuta. ¿Habría sentido curiosidad por el sabor? ¿El vaso le resultó frío cuando lo apoyó en sus labios? ¿Sintió miedo o su imaginación estaba prolijamente atada, igual que la suya?
  • Si van a quitarle la vida a un hombre ”dijo”, y ésa es mi interpretación de la cadena perpetua, entonces debemos estar seguros de que lo que estemos haciendo está bien. Yo no estoy seguro. En el punto en que nos hallamos, hasta que me convenzan de lo contrario, no creo que se haya demostrado su culpabilidad. Todos los que opinen como yo que levanten la mano.
  • Era difícil recordar los momentos íntimos. El tiempo vestía la desnudez y enfriaba la pasión. Si los muertos volvieran físicamente intactos, después de una prolongada ausencia, serían recibidos con amables reservas.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas