¿Qué ha sido de Dolly Doll?
Curtis Garland

Terror , ,

¿Qué ha sido de Dolly Doll?

eBook ofrecido por Playster ¡libros ilimitados!

Relato disponible en Español


El tipo, canoso y vestido modestamente, siguió inmóvil, con la cabeza caída sobre su pecho. Se apoyaba con ambos brazos, casi amorosamente, el doblado abrigo sobre su pecho.
Malhumorado, el acomodador se decidió a zarandearle con más fuerzas, al t ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


Por ser cliente de BANKINTER-COINC le regala un 4% de sus compras en   Y una tarjeta regalo con 25€ en saldo

SUSCRÍBASE EN 5 MINUTOS

Para obtener el descuento, cree su cuenta e introducir el código 17COINC55620 en el campo “Código Promocional” del formulario de registro.






Enlaces para su descarga
Nombre: ¿Qué ha sido de Dolly Doll?


Escrito por: Curtis Garland

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Relato

Temas: Terror , ,

Número de páginas: 85

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1974




SINOPSIS:

El tipo, canoso y vestido modestamente, siguió inmóvil, con la cabeza caída sobre su pecho. Se apoyaba con ambos brazos, casi amorosamente, el doblado abrigo sobre su pecho.
Malhumorado, el acomodador se decidió a zarandearle con más fuerzas, al tiempo que mascullaba ásperamente:
”¡Vamos, vamos ya! Es tarde, despierte de una vez...
El abrigo cayó de sus manos. Los brazos cayeron a ambos lados, dejando al descubierto el pecho. El cuerpo del hombre osciló, antes de caer hacia adelante.
El alarido de horror del acomodador, no tuvo nada que envidiar al que Dolly Doll profería desde la pantalla. Los cabellos del hombre se erizaron, cuando advirtió las dos cosas: el enorme manchón de sangre que empapaba violentamente la camisa y la chaqueta del espectador, sobre su pecho, hasta cubrir incluso sus pantalones... Y el enorme, afilado cuchillo carnicero, que emergía del plexo solar del mismo, tras haber sido incrustado en el cuerpo del hombre, atravesándolo, no sin antes atravesar el respaldo de la silla, desde detrás de ésta.
Al caer el cadáver ensangrentado al suelo, se quedó en la butaca, afilado y bañado en rojo intenso, aquel tremendo cuchillo puntiagudo, que sirviera hasta entonces para mantener clavado a su butaca al último espectador del Griffith Cinema...




Deja un comentario



Captcha

Información y reglas