¿Quién mató a Cristián Kustermann?
Roberto Ampuero

Intriga , ,

¿Quién mató a Cristián Kustermann?

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Carlos Kustermann, un adinerado hombre de negocios, contrata al detective Cayetano Brulé para que investigue el homicidio de su hijo Cristián, pues la policía no ha logrado esclarecerlo y el padre no se conforma con el rumor de que se haya tratado de ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: ¿Quién mató a Cristián Kustermann?


Escrito por: Roberto Ampuero

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Intriga , ,

Número de páginas: 210

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1993




SINOPSIS:

Carlos Kustermann, un adinerado hombre de negocios, contrata al detective Cayetano Brulé para que investigue el homicidio de su hijo Cristián, pues la policía no ha logrado esclarecerlo y el padre no se conforma con el rumor de que se haya tratado de un crimen ligado a las drogas o a la delincuencia común. Las pistas llevarán a Brulé a Alemania y a Cuba para desentrañar el misterio, pero descubrirá también una sorprendente trama que involucra los vaivenes políticos de una generación que vivió el auge y la frustración de los ideales de la izquierda en América Latina, en la época en que los regímenes de Fidel Castro y Augusto Pinochet agitaban al continente.

CITAS:
  • A las diez, tras una afeitada sin cortes, que aprovechó para rebajar las puntas rebeldes de su bigotazo, Brulé salió al Paseo Gervasoni, donde lo saludó una brisa cargada con los ecos del puerto. Avanzó por los adoquines, con el malecón repleto de barcos de telón de fondo, y observó por unos instantes el Café Turri. La casona blanca con sus balcones y ventanales parecía un velero dispuesto a despegar del cerro e internarse por el Pacífico. Entró al ascensor, que resbaló quejumbroso sobre los rieles hasta hundirse en la ciudad.
  • Jelle volvió a sentarse sobre la alfombra, esta vez adoptó de inmediato la posición del loto. Después extrajo un estuche de cuero de debajo del sweater. Lo abrió. Sacó una bolsita de tabaco y un block de papelillos satinados. Sus dedos finos comenzaron a liar su propio cigarro.
    Brulé prefirió la alternativa subdesarrollada y cogió un Lucky Strike de la cajetilla. Luego volvió trabajosa, pero estoicamente al suelo.
    Voy a ofrecerle fuego o si no va a empezar a frotar maderos, pensó el detective.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas