Hegel y el idealismo
Wilhelm Dilthey

Filosofía , ,

Hegel y el idealismo

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Ensayo disponible en Español


Toda la tentativa filosófica e histórica de Wilhelm Dilthey (1833-1911) estuvo encaminada a poner bajo renovada luz crítica lo que él mismo llamó «la fundación de la ciencias del espíritu». Habría de encontrarse, entonces, en algún momento, en la imp ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Hegel y el idealismo


Escrito por: Wilhelm Dilthey

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: No Ficción

Género: Ensayo

Temas: Filosofía , ,

Número de páginas: 312

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1905




SINOPSIS:

Toda la tentativa filosófica e histórica de Wilhelm Dilthey (1833-1911) estuvo encaminada a poner bajo renovada luz crítica lo que él mismo llamó «la fundación de la ciencias del espíritu». Habría de encontrarse, entonces, en algún momento, en la imperiosa necesidad de abordar la suma hegeliana como culminación (de la filosofía clásica alemana) y comienzo (de la conciencia crítica moderna). Los resultados de ese encuentro, de esa discusión, están en «Hegel y el idealismo». En esta obra Dilthey redescubre el espacio donde el discurso de Hegel adquirió su gravedad histórica y penetró en la experiencia de Occidente para modificar de raíz los supuestos de toda la civilización.

CITAS:
  • Cada genio metafísico expresa en conceptos un aspecto de la realidad que no había sido contemplado hasta entonces de esa manera. Este aspecto lo vive él en una experiencia metafísica. Desde el punto de vista biográfico se compone esta experiencia de una serie de vivencias, pero se convierte en una vivencia filosófica cuando aprehende dentro de las primeras un contenido objetivo universal. La energía de la vivencia a la aptitud inherente a ella de captar en actitud impersonal su contenido objetivo universal es lo que constituye el genio del metafísico.
  • Lo que mi yo nombraba, desaparece. Me entrego a lo inmensurable. Estoy en ello, soy Todo, soy solamente Ello. Se extraña el pensamiento que vuelve, tiembla ante lo infinito y, asombrado, no abarca la profundidad de esta visión. No tengo miedo. Siento, es también mi patria, el resplandor, la gravedad que os rodea. No vivías en sus bocas. Su vida te honraba y en sus hechos vives todavía. También esta noche te sentí, santa divinidad. Tú te me revelas a menudo por la vida de tus hijos. A ti te vislumbra como alma de sus hechos. Tú eres el sentido alto, la fe fiel, la divinidad que no oscila...





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas