El día que la virgen llegó a la luna
Rolf Bauerdick

Drama , ,

El día que la virgen llegó a la luna

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Un mundo
insólito, multirracial y legendario, poblado por ancianos de desbordante
sabiduría, gitanas valientes y funcionarios implacables, es el escenario
escogido por el periodista y fotógrafo alemán Rolf Bauerdick para su exitoso
de ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: El día que la virgen llegó a la luna


Escrito por: Rolf Bauerdick

Traducido por: Paula Aguiriano

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Drama , ,

Número de páginas: 384

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 2009




SINOPSIS:

Un mundo
insólito, multirracial y legendario, poblado por ancianos de desbordante
sabiduría, gitanas valientes y funcionarios implacables, es el escenario
escogido por el periodista y fotógrafo alemán Rolf Bauerdick para su exitoso
debut como novelista. Con un profundo conocimiento de la cultura rumana,
Bauerdick sorprende con su admirable maestría para combinar una historia de
suspense con el drama y las consideraciones filosóficas en un contexto
histórico real, en el que los aspectos trágicos ceden paso al humor punzante
gracias a una galería de personajes que permanecerán largo tiempo en la memoria
del lector.
En noviembre de
1957, la batalla por la conquista espacial está en pleno apogeo. Mientras el
bloque soviético celebra el triunfal paseo de la perrita Laika a bordo del Sputnik 2, en Baia
Luna, una pequeña aldea en el corazón de los Cárpatos, la apacible vida de los
lugareños se ve perturbada por una secuencia de inquietantes acontecimientos. La
maestra del pueblo, la arisca Angela Barbulescu, desaparece misteriosamente de
su casa en plena noche. Casi al mismo tiempo, el párroco es encontrado muerto
en su casa junto a su ama de llaves. Y poco después, también desaparece la
estatua de la Virgen de la iglesia de Baia Luna, cuya llama perpetua se había apagado,
inexplicablemente, unos días antes. Para el jovencísimo Pavel Botev, nieto del
tabernero del pueblo y alumno de Angela, existe una relación indudable entre
todos estos sucesos y está dispuesto a llegar a donde haga falta para
desentrañar el misterio. Así, Pavel se encuentra proyectado a un escenario de
turbias intrigas, fiestas desenfrenadas y fotos escabrosas; una maraña de
corrupción que empieza en la Segunda Guerra Mundial, se extiende a los años de
la guerra fría y no se resuelve hasta la muerte del dictador Ceaucescu en 1989.

CITAS:
  • Cuando las doce campanadas de la iglesia de Apoldasch sonaron a lo lejos, la vio. Relucía en el centro de un cráter insignificante en el extremo suroeste del Mare Serenitatis, con su rostro radiante dirigido a la Tierra. Y al borde del cráter la rodeaban los doce apóstoles, dispuestos como las cifras de un reloj. De sus gargantas se elevaba un angelical Salve Regina, mater misericordiae. Dimitru, entregado a un llanto gozoso, de repente se acordó de su misión. Entonces montó la cámara ante el telescopio, encendió los flashes de magnesio para iluminar el cielo nocturno y disparó...
  • Para la construcción de la Nueva Nación disponíamos de abundantes créditos proporcionados por nuestro enemigo de clase, los países capitalistas, y eso debíamos agradecérselo al Conducator, que en los albores de su gobierno se había presentado como un trabajador incansable y un humilde servidor de su pueblo. Hasta el día en que apareció un pobre poeta que esperaba recibir favores por cantarle alabanzas como garante del florecimiento y magnífico renacimiento de la patria.
  • Como los versos agradaron sobre todo a su esposa Elena, ésta convocó a los poetas del país a una audiencia y encargó nuevas poesías. En ellas se elogiaba al lucero vespertino, se ensalzaba al guardián de la sabiduría y se enaltecía al genio universal y titán de titanes, lo que motivó a Elena a embarcarse en un avión rumbo a Persia. Allí compró al sah un cetro de oro por un precio ridículo. Después cosió con sus propias manos fajas de fantasía de seda brillante que colocaba a su marido cuando éste zarandeaba su nueva fusta de soberano en sus apariciones públicas.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas