Los caminos a Katmandú
René Barjavel

Aventuras , ,

Los caminos a Katmandú

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Tiempos de cambio, en que los padres ven a sus hijos rebelarse con furia y éstos, en una búsqueda incesante, eligen la violencia, la marginación o la evasión hacia regiones lejanas. De todos los rincones del planeta miles de jóvenes peregrinos acuden ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Los caminos a Katmandú


Escrito por: René Barjavel

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Aventuras , ,

Número de páginas: 192

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1969




SINOPSIS:

Tiempos de cambio, en que los padres ven a sus hijos rebelarse con furia y éstos, en una búsqueda incesante, eligen la violencia, la marginación o la evasión hacia regiones lejanas. De todos los rincones del planeta miles de jóvenes peregrinos acuden a Katmandú en busca de la felicidad y paz que promete el misticismo hindú.
Entremezclados con estos viajeros encontramos a los personajes de esta novela. ¿Qué van a buscar? ¿La ilusión de un Dios asequible, la libertad de vivir como se les antoja, o tal vez la droga, que en Katmandú se puede consumir sin restricciones? Para muchos será un viaje hacia la propia destrucción. Los caminos a Katmandú es un libro apasionante, de permanente interés, que testimonia con valentía un momento singular y único en la evolución de la sociedad contemporánea.

CITAS:
  • Un chico desnudo, de cuatro o cinco años, corrió hacia el jeep. Tendió la mano izquierda para mendigar, pronunciando palabras que Olivier no comprendía. Y en su brazo derecho mantenía contra él una criatura de algunas semanas, igualmente desnuda, agonizante.
  • De golpe Olivier se sintió atrozmente solo, como perdido en las ruinas de un cráter lunar. Se unió a una pareja de hippies americanos mugrientos, sobre los cuales pendían cabellos, vestimentas, collares, amuletos, y que lo condujeron a una pieza sombría ocupada por una larga mesa flanqueada por dos bancos donde otros hippies, pasivos, esperaban que alguno de ellos llegase con un poco de dinero para pagarles qué comer.
  • A la izquierda de los peldaños, abajo, dormía un inmenso Buda de oro, acostado en el agua de un estanque oval encerrado para siempre detrás de siete murallas sin puertas.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas