Los huevos fatales
Mijaíl Bulgákov

Fantástico , ,

Los huevos fatales

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Relato disponible en Español


Inscrita claramente en la línea tradicional de la sátira rusa, el relato de Mijail Bulgákov Los huevos fatales, alegoría satírica y científica a la vez, constituye una diatriba tragicómica y surrealista contra los formalismos de la burocracia ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Los huevos fatales


Escrito por: Mijaíl Bulgákov

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Relato

Temas: Fantástico , ,

Número de páginas: 83

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1925




SINOPSIS:

Inscrita claramente en la línea tradicional de la sátira rusa, el relato de Mijail Bulgákov Los huevos fatales, alegoría satírica y científica a la vez, constituye una diatriba tragicómica y surrealista contra los formalismos de la burocracia y contra la ignorancia y la torpeza endémicas del poder. No en vano las obras de Bulgákov fueron tachadas de «contrarrevolucionarias» por los críticos del paraíso stalinista, que finalmente consiguieron la prohibición y el silencio de un autor molesto.
Los hechos referidos en Los huevos fatales tienen su origen en el Instituto Zoológico de Moscú, donde el profesor Persikov lleva a cabo unos experimentos científicos encaminados a paliar un extraño problema de desnutrición en los anfibios. Un tanto al azar, el profesor descubre un rayo que multiplica hasta límites insospechados la actividad vital y reproductora de los organismos sometidos a su acción. El gobierno, enterado de lo que se está cociendo entre las paredes del Instituto Zoológico, pretende utilizar este sensacional descubrimiento para aumentar la producción avícola del país. Como resultado, una generación de reptiles y aves monstruosos invade la Unión Soviética y amenaza con sembrar la destrucción total...

CITAS:
  • El efecto que estas muertes produjo sobre Persikov, especialmente la del sapo de Surinam, desafía toda descripción, y echó toda la culpa del desastre al entonces comisario de Educación.
  • Alexander Semionovich resultó, en cierta manera, sorprendido por un nuevo acontecimiento, esta vez agradable, que tuvo lugar precisamente en el invernadero: el sonido de unos continuos golpecitos llegaba de las cámaras donde se hallaban los huevos rojos.
  • En todas las casas, gente enloquecida comía y bebía, entregada al desenfreno, todo lo que encontraba a mano; por todas partes se oían gritos y a cada minuto caras descompuestas aparecían por las ventanas de los apartamentos, mirando al cielo que surcaban los focos.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas