Delitos a largo plazo
Jake Arnott

Policial , ,

Delitos a largo plazo

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Londres. Años sesenta. La ciudad está en plena ebullición: la música pop irrumpe en escena acompañada de la ansiada libertad sexual y gángsters y celebrities se dejan ver en los lugares de moda rodeados por un enjambre de reporteros sensaciona ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Delitos a largo plazo


Escrito por: Jake Arnott

Traducido por: Fernando Garí Puig

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 306

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1999




SINOPSIS:

Londres. Años sesenta. La ciudad está en plena ebullición: la música pop irrumpe en escena acompañada de la ansiada libertad sexual y gángsters y celebrities se dejan ver en los lugares de moda rodeados por un enjambre de reporteros sensacionalistas. Pero tras los flashes se esconde un mundo de drogas, violencia y corrupción política, cuyos hilos mueve Harry Starks con suma habilidad. Cinco personajes ”un ex amante chapero, un aristócrata de vida disoluta, un delincuente de poca monta, una actriz fracasada y un criminólogo” desgranan la vida de este gángster maniaco-depresivo, mitómano y aficionado a los trajes hechos a medida, y son testigos de actividades que a menudo traspasan los equívocos límites de la ilegalidad.

CITAS:
  • Tenía el cabello negro y engominado, y un rostro curtido que le avejentaba. El pelo que crecía en su entrecejo hacía que sus cejas parecieran una sola cuando fruncía el ceño. No se podía decir que fuera guapo. Apuesto, de una forma un tanto brutal. Imponente. Algo en él me resultó muy atractivo. Algo peligroso. La manera en que se contenía, previniendo cualquier situación desagradable. Su forma de mirar. Como si fuera en serio.
  • El Stardust Club. No era precisamente lo que podría llamarse un local a la última. Pero por una vez era un alivio no verme rodeada de modelos escuálidas y de jovencitos salidos de colegios de mala muerte. Para su gala benéfica, Harry había llenado el club de «personalidades». Políticos, gente del mundo del espectáculo, todo tipo de amigos potenciales de las altas esferas con los que poder hacerse la foto de rigor. Entonces me di cuenta de lo que Harry buscaba de mí. Quería que entrara en su colección.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas