Duelo en Chinatown
William C. Gordon

Policial , ,

Duelo en Chinatown

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Reginald Roockwood muere en un accidente, al ser atropellado por un autobús. Sólo le echa de menos su amigo de copas del bar Camelot Samuel Hamilton, un periodista que malvive vendiendo anuncios para un periódico. El día del funeral, se acerca a dar ...
Compra el libro en papel por   5.93 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Duelo en Chinatown


Escrito por: William C. Gordon

Traducido por: Tamara Gil Somoza

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 194

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 2006

ISBN: 9788466628624




SINOPSIS:

Reginald Roockwood muere en un accidente, al ser atropellado por un autobús. Sólo le echa de menos su amigo de copas del bar Camelot Samuel Hamilton, un periodista que malvive vendiendo anuncios para un periódico. El día del funeral, se acerca a dar el último adiós a su amigo y se encuentra con que no hay nadie; por no haber, ni siquiera está el muerto. Al investigar un poco, descubre que fue un hombre vestido de riguroso esmoquin (como iba siempre Reginald) el que hizo publicar la esquela. ¿Convocó Reginald a su propio funeral? ¿Estará realmente muerto? ¿Qué ha ocurrido aquí?

Sin nada mejor que hacer, Samuel decide investigar un poco. Enseguida descubre que Reginald sí que está realmente muerto pero que, quizás, no fue un accidente como parece y que Reginald no era quien decía ser.

Ayudado por Melba, la propietaria del Camelot, que tiene un instinto infalible, va tirando del hilo y se encuentra una compleja y corrupta trama que gira en torno al famoso barrio de Chinatown .

CITAS:
  • ”Ese homble vino a fiesta. Mucha hamble. Come y bebe glatis y se va.
  • ”¡Dios mío! ¿Y por qué iba a hacer una cosa así? Verá, vino el viernes, como de costumbre, y no volvió a aparecer. Ya estábamos preguntándonos qué habría sido de él.
    ”¿A qué se dedicaba aquí?
    ”Hacía la limpieza.
    ”¿Limpiaba? ”exclamó Samuel, con incredulidad”. ¡Pero si yo siempre lo vi de esmoquin!





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas