La ronda
Arthur Schnitzler

Erótico , ,

La ronda

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Teatro disponible en Español


De toda la obra de Arthur Schnitzler, la que provocaría una mayor controversia, sería La ronda, ciclo de diez piezas dramáticas de un solo acto, cada una de las cuales está protagonizada por una pareja de amantes, de tal forma que uno de los i ...
Compra el libro en papel por   12.97 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: La ronda


Escrito por: Arthur Schnitzler

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Teatro

Temas: Erótico , ,

Número de páginas: 52

Idioma del fichero: Español

ISBN: 9788494062902




SINOPSIS:

De toda la obra de Arthur Schnitzler, la que provocaría una mayor controversia, sería La ronda, ciclo de diez piezas dramáticas de un solo acto, cada una de las cuales está protagonizada por una pareja de amantes, de tal forma que uno de los integrantes de la pareja se repite en dos escenas sucesivas, en una especie de “danza” de los emparejamientos sexuales. Como en otras obras de Schnitzler, se pone de manifiesto la supremacía del instinto sexual sobre las convenciones sociales, ya que en varias de las piezas los amantes son de muy diferente extracción social. La ronda se publicó primero en 1900 en una edición no venal limitada a 200 ejemplares, que el autor distribuyó entre sus amigos. La primera edición comercial, realizada en Alemania en 1903, llegó a vender más de 40.000 ejemplares. Al año siguiente, sin embargo, la obra fue retirada de la circulación en Leipzig, y luego en Berlín. Los intentos posteriores de llevarla a los escenarios fueron polémicos y, en ocasiones, prohibidos por la policía, tanto en Austria como en Alemania. En Berlín, la obra se estrenó el 23 de diciembre de 1920, pero fue prohibida por orden gubernativa al día siguiente de su estreno, aunque la prohibición se levantó poco después, tras un juicio; en Viena se estrenó en febrero en la sala de cámara del Volkstheater (“Teatro Popular”), y la representación fue interrumpida por grupos extremistas de ideología antisemita, con el resultado de nuevo de la prohibición de la obra por cuestiones de orden público. El “caso Reigen” (por el título original de la obra, en alemán) dividió a la intelectualidad de lengua alemana, y fueron muchos los autores de renombre que tomaron partido, a favor o en contra de su representación.
La ronda fue durante años la pieza maldita de un escritor que se atrevió a exponer el amor como una carrera de relevos donde la sífilis servía de estafeta. En La ronda nadie está libre de culpa, el circulo fatal comienza y se cierra en la prostitución.
A semejanza de los personajes de Proust que saben que el buen gusto es absoluto sólo si conlleva una pizca de escándalo o vulgaridad, Schnitzler supo lucir con elegancia el «estigma» de La ronda. Esto lo aparta de otros célebres alborotadores como Henry Miller o Jean Genet; mientras él se entretiene lavando la ropa íntima de la sociedad, ellos la tiran a la basura.”
Juan Villoro

CITAS:
  • EL SOLDADO”¡A que ahora hay más luz! Je, je. Ven pa' cá, tesorín.
    LA CRIADA.”Pero ¿qué hace? ¡Si llego a saber esto!
    EL SOLDADO.”¡Que me zurzan si en el Swoboda había hoy una más blandita que usté, Fráulein Marie!
    LA CRIADA.”¿Ha probao usté con todas?
    EL SOLDADO.”¡Hombre!, lo que se nota al bailar. ¡Y ya lo creo que se nota! ¡Jo!
    LA CRIADA.”Sí, pero con la rubia de cara torcida ha bailao usté más que con una servidora
  • EL SEÑORITO.”¡Qué ocurrencias tienes! No tiene nada que ver. Mira, se me ha pasado contarte la historia más bonita de Stendhal. Hay uno de los oficiales de caballería que incluso llega a contar que durante tres... o incluso seis noches... no me acuerdo muy bien, ha estado con una mujer que había apetecido durante semanas... desirée... ¿entiendes?, y durante esas noches no han hecho nada más que llorar... ambos.
    LA JOVEN ESPOSA.”¿Ambos?
    EL SEÑORITO.”Así es. ¿Te extrañas? A mí me parece la cosa más natural... Cuando se quiere...
  • EL MARIDO.”Créeme, es así... Si en los cinco años que vivimos casados no hubiéramos olvidado a veces que estamos enamorados, a estas alturas ya no lo estaríamos.
    LA JOVEN ESPOSA. ”Eso es demasiado alto para mí.
    EL MARIDO.”La cosa es bien sencilla. Mira: nosotros hemos tenido quizás diez o doce épocas de enamoramiento... ¿No te ha pasado también a ti?





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas