El príncipe de los piratas
Edmundo Díaz Conde

Aventuras , ,

El príncipe de los piratas

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Hubo un tiempo en que corsarios británicos, bucaneros franceses y filibusteros holandeses eran los amos del Caribe. Pero poco se ha contado de piratas españoles como Íñigo Santa Cruz, forzado a convertirse en caballero de fortuna por una patria que d ...
Compra el libro en papel por   7.98 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: El príncipe de los piratas


Escrito por: Edmundo Díaz Conde

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Aventuras , ,

Número de páginas: 316

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 2013

ISBN: 9788490673492




SINOPSIS:

Hubo un tiempo en que corsarios británicos, bucaneros franceses y filibusteros holandeses eran los amos del Caribe. Pero poco se ha contado de piratas españoles como Íñigo Santa Cruz, forzado a convertirse en caballero de fortuna por una patria que desampara a sus propios hijos y los obliga a vagar por el mundo.
En aquella misma época también había tesoros fantásticos como el de la Dama del mar, por el que Henry Morgan organizará la mayor flota de filibusteros jamás conocida, ciudades como Panamá, que se dicen inexpugnables y encienden la codicia de los hombres, y mujeres como Elena, capaces de provocar la pasión y la ternura del corsario más insensible.
El príncipe de los piratas es la historia de Íñigo Santa Cruz ”llamado Lefthand por los ingleses”, tan falsa como todas las leyendas y tan cierta como cualquier historia de piratas.

CITAS:
  • Las conchas podrían tener miles de años, pero sus colores eran vivos e irisados como la madreperla. El suelo, también de roca, era poco abrupto y lo sembraban piezas de navíos y reliquias dispuestas sin orden ni concierto. Aquel se diría el refugio donde toda una generación de piratas había venido a esconderse de la muerte.
  • Lefthand dejó unas cuantas monedas de plata en la mesilla y, tras echar un vistazo a la puerta que ocultaba a Alonso y a su prostituta, salió de allí con la certeza de que el destino de Nacatime y el suyo jamás volverían a cruzarse.
  • Siendo cristiana, tanto vale una sangre como otra... siempre que esté limpia y no mugrienta como la vuestra. ”En medio de un silencio sepulcral, Morgan echó una mirada al español en la que se mezclaba orgullo y astucia, y al ver que sus dos hombres tanteaban las armas, intervino.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas