Arqueros, ilusionistas y goleadores
Osvaldo Soriano

Realista , ,

Arqueros, ilusionistas y goleadores

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Relato disponible en Español


A través de estas páginas de fútbol Soriano reinventa su infancia y adolescencia, retrata a jugadores emblemáticos «Obdulio Varela, Lazzati, los fundadores de San Lorenzo», pone a sus personajes en las encrucijadas de la gloria o el fracaso y narra p ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Arqueros, ilusionistas y goleadores


Escrito por: Osvaldo Soriano

Anotaciones: Ángel Berlanga

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Relato

Temas: Realista , ,

Número de páginas: 238

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1998

Contiene anotaciones



SINOPSIS:

A través de estas páginas de fútbol Soriano reinventa su infancia y adolescencia, retrata a jugadores emblemáticos «Obdulio Varela, Lazzati, los fundadores de San Lorenzo», pone a sus personajes en las encrucijadas de la gloria o el fracaso y narra partidos alucinantes jugados en la Patagonia, o en la Europa de la Segunda Guerra, o en el Congo, con Perón como árbitro. Esta edición reúne todos los textos sobre fútbol que Soriano publicó en sus cuatro volúmenes de recopilación con las Memorias del Míster Peregrino Fernández, los últimos cuentos que escribió para Página/12, e incluye tres relatos hasta ahora inéditos en libro. La épica y el humor, tan fundamentales en su estilo, son dos constantes de estas narraciones en las que, a partir de las fantasías que el fútbol puede poner en juego, Soriano también habla de la supervivencia, de la valoración de los otros y de las capacidades, ambiciones, valentías y miserias del hombre.

CITAS:
  • Así son las novelas del fútbol: risas y llantos, penas y sobresaltos. González corrió con los brazos en alto a saludar la memoria de su padre. Llevaba lágrimas en los ojos y sus compañeros lloraban con él. De esa pasta están hechos los goleadores. Fantasmas que salen de ninguna parte.
  • Le amagué una gambeta y toqué la pelota de zurda, cortita y suave, con el empeine del botín, como para que pasara por ese paréntesis que se le abría abajo de las rodillas. El narigón se ilusionó con el driblin y se tiró de cabeza, aparatoso, seguro de haber salvado el honor y el baile de Barda del Medio. Pero la pelota le pasó entre los tobillos como una gota de agua que se escurre entre los dedos.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas