El Trampero
Vardis Fisher

Aventuras , ,

El Trampero

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


El Trampero (Mountain Man, 1965) narra la vida y aventuras de Samson J. Minard, cazador montaraz que recorre incansable las Montañas Rocosas, su hogar, y cuya filosofía resume el propio Fisher:
«Admiraba el valor sobre todas las demá ...
Compra el libro en papel por   22.94 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: El Trampero


Escrito por: Vardis Fisher

Traducido por: Gonzalo Quesada

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Aventuras , ,

Número de páginas: 367

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1965

ISBN: 9788477027287

Contiene anotaciones



SINOPSIS:

El Trampero (Mountain Man, 1965) narra la vida y aventuras de Samson J. Minard, cazador montaraz que recorre incansable las Montañas Rocosas, su hogar, y cuya filosofía resume el propio Fisher:
«Admiraba el valor sobre todas las demás virtudes; inmediatamente después venía el temple, y el tercero de sus valores era la compasión por los débiles o indefensos».
«Sam vivía en un mundo de criaturas salvajes, muchas de los cuales eran asesinas: la comadreja, el armiño, el halcón, el águila, el lobo, el glotón, el puma, el grizzly, el gato montés... un mundo en el que la primera ley de vida era matar o escapar del que mataba».
En su incesante y solitario deambular, tramperos como Sam, Solomon Silver, Jim Bridger o Cabellera Perdida Dan cazan, construyen sus propios refugios y llegan a emparejarse con indias Crow, Arapahoes o Pies Negros, haciendo de su irrenunciable libertad una forma de vida.
El Trampero fue llevado al cine en Las aventuras de Jeremiah Johnson (1972), de Sydney Pollack, protagonizada por Robert Redford y con guión de John Millius.

CITAS:
  • Un hombre y una mujer enamorados, preparando la cena, era lo más hermoso en la vida. ¿No se lo parecía a ella? Nada de impuestos, le dijo por vigésima vez; nada de policías ni de leyes; la fértil y fragante tierra girando en su jardín de cosas buenas, dando vueltas y vueltas y su rostro mirando al sol como un hijo a su madre.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas