El general de la Rovere
Indro Montanelli

Histórico , ,

El general de la Rovere

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Relato disponible en Español


A Indro Montanelli lo arrestaron los alemanes en 1944. Lo condenaron a muerte y encarcelaron en San Vittore. Consiguió escaparse pocas horas antes de la ejecución.
En el presidio conoció a Giovanni Bertone, protagonista de este relato –inolvidable ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: El general de la Rovere


Escrito por: Indro Montanelli

Traducido por: Leo Caro Calvo

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Relato

Temas: Histórico , ,

Número de páginas: 69

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1959




SINOPSIS:

A Indro Montanelli lo arrestaron los alemanes en 1944. Lo condenaron a muerte y encarcelaron en San Vittore. Consiguió escaparse pocas horas antes de la ejecución.
En el presidio conoció a Giovanni Bertone, protagonista de este relato –inolvidable interpretación de Vittorio de Sica en la película de Rosellini–, conocido como el general de la Rovere y al que fusilaron en Fossoli. Personaje contradictorio, en territorio de nadie, traidor o héroe, granuja o mártir por Italia, inspiró con su muerte la narración de Montanelli en la que nos muestra un extraordinario caso de suplantación de personalidad.
” En 1959, se llevó al cine:
- http://www.filmaffinity.com/es/film712617.html
- http://www.imdb.com/title/tt0053856/

CITAS:
  • Iba perfectamente afeitado, con los pantalones planchados y las uñas cuidadas. En aquel lugar infame donde todos, equiparados por la cochambre, nos tuteábamos sin distinción de rango ni de linajes, fue el único, después de mucho tiempo, que me trató de usted.
  • El prisionero, inmóvil, primero le miró a la cara, luego a la gruesa mano que lo atenazaba y después miró otra vez al hombre a la cara. Éste, lentamente, aflojó el apretón y soltó la presa.
  • Mi adorado, espero ardientemente que estas pocas líneas puedan llegar hasta ti. He sabido de tu detención por nuestro cónsul aquí. Se lo he dicho también a los chicos. Han sido todos muy valientes, no han llorado. Tampoco yo he llorado. Hemos releído la carta que nos escribiste después del 8 de septiembre, y nos hemos repetido tus palabras: «Cuando no sepas cuál es el camino del deber, elige el más difícil».





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas