Las horas del alma
Ana Cabrera Vivanco

Drama , Romántico , Romántico

Las horas del alma

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


La memoria de Ángela, anciana y solitaria, está poblada por los recuerdos de dos importantes familias cubanas, los Falcón y los Monteagudo, convertidas en una sola a través de generaciones que alcanzan los tiempos críticos de la Cuba actual. Sus evoc ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Las horas del alma


Escrito por: Ana Cabrera Vivanco

Traducido por:

Anotaciones:

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Drama , Romántico , Romántico

Número de páginas: 488

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 2009




SINOPSIS:

La memoria de Ángela, anciana y solitaria, está poblada por los recuerdos de dos importantes familias cubanas, los Falcón y los Monteagudo, convertidas en una sola a través de generaciones que alcanzan los tiempos críticos de la Cuba actual. Sus evocaciones componen una emocionante historia familiar que recorre cien años de amor, deseos ocultos, secretos y pérdidas irreparables.
Una saga en la que se entremezclan hasta cobrar vida las pasiones, los olores de la tierra y el mar, el amor, el paso del tiempo y los vaivenes del alma, con la que Ana Cabrera Vivanco recupera la mejor tradición de la narrativa latinoamericana. Un relato de largo aliento con personajes inolvidables y una magnífica narración en la que el tiempo y la historia marcan el camino de unas personas que vivieron, sufrieron, amaron y supieron que la felicidad podía ser intensa, pero también pasajera.

CITAS:
  • Es curioso cómo un olor determinado puede aferrarse a la memoria más que el rostro querido de los muertos a quienes, ¡bien sabía Dios!, ella no había olvidado, ni depuesto del lugar que a cada cual le debía en sus recuerdos. Lo curioso era eso: la eterna polémica de poner cada afecto en su lugar, pues a medida que las facciones de sus muertos se le iban desvaneciendo y se tornaban imprecisas en la retina de la mente, el olor se hacía más firme y persistía hasta cobrar alma propia, más alma aún que los muertos que sólo el alma dejaron de su presencia en la vida y su paso por el tiempo.
  • Supongo que Carlos Puebla no tenía ni puñetera idea de todo lo que habría de mandar a parar el Comandante [...] No sólo paralizaría al país y petrificaría a su pueblo sino que él mismo terminaría momificado en el poder [...] sin que nadie sepa aún cuándo podremos poner punto final a la pesadilla más larga de nuestra historia. Cuando tú naciste, Dara, ya el pobre trovador era un viejo chocho que andaba fuera de circulación. Tu bisabuela Aguedita, que conocía mucho de perfumes, decía que los aduladores de la Revolución eran como las esencias baratas: desmesurados, chocantes y con poco fijador.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas