Esperando a Godot
Samuel Beckett

Humor , ,

Esperando a Godot

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Teatro disponible en Español


Cuando en 1953 se estrenó en París Esperando a Godot, casi nadie sabía quién era Samuel Beckett, salvo, quizá, los que ya lo conocían como ex secretario de otro irlandés no menos genial: James Joyce. Por aquellas fechas, Beckett tenía escrita ...
Compra el libro en papel por   7.93 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Esperando a Godot


Escrito por: Samuel Beckett

Traducido por: Ana María Moix

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Teatro

Temas: Humor , ,

Número de páginas: 57

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1952

Editorial: Tusquets Editores, S.A.

EAN: 8472238652

ISBN: 9788472238657




SINOPSIS:

Cuando en 1953 se estrenó en París Esperando a Godot, casi nadie sabía quién era Samuel Beckett, salvo, quizá, los que ya lo conocían como ex secretario de otro irlandés no menos genial: James Joyce. Por aquellas fechas, Beckett tenía escrita ya gran parte de su obra literaria; sin embargo, para muchos, pasó a ser «el autor de Esperando a Godot». Se dice que, desde aquella primera puesta en escena ”que, realizada por el gran Roger Blin, causó estupefacción y obtuvo tanto éxito” hasta nuestros días, no ha habido año en que, en algún lugar de nuestro planeta, no se haya representado Esperando a Godot. ¡Más de cuarenta años en los escenarios del mundo! El propio Beckett comentó en cierta ocasión, poco después de recibir el Premio Nobel de Literatura en 1969, que Esperando a Godot era una obra «horriblemente cómica». Sí, todo lo horriblemente cómica que puede resultar, a fin de cuentas, la angustiosa situación límite de dos seres cuya vida y grotesca solidaridad se forjan en la absurda y vana espera de ese quién sabe qué (o quién) al que llaman Godot...

CITAS:
  • A mí también me haría feliz encontrarle. Cuanta más gente encuentro, más feliz soy. Con la criatura más insignificante, uno aprende, se enriquece, saborea mejor su felicidad. Ustedes mismos, ustedes mismos, quién sabe, quizá me hayan aportado algo.
  • ESTRAGON: ¿Y qué hacemos ahora?
    VLADIMIR: No sé.
    ESTRAGON: Vayámonos.
    VLADIMIR: No podemos.
    ESTRAGON: ¿Por qué?
    VLADIMIR: Esperamos a Godot.
    ESTRAGON: Es cierto.
  • ESTRAGON: ¡No me toques! ¡No me preguntes nada! ¡No me digas nada! ¡Quédate conmigo!
    VLADIMIR: ¿Te he dejado alguna vez?
    ESTRAGON: Me has dejado marchar.


Preview de libro



Deja un comentario



Captcha

Información y reglas