Jim Botón y Lucas el maquinista
Michael Ende

Infantil , ,

Jim Botón y Lucas el maquinista

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Existen cosas tan sorprendentes y maravillosas en este libro, que una persona mayor difícilmente podría comprenderlas si un niño no se las explicara. Imaginad, por ejemplo, que lee la historia de esa locomotora llamada Emma que puede navegar igual qu ...
Compra el libro en papel por   8.93 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Jim Botón y Lucas el maquinista


Escrito por: Michael Ende

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Infantil , ,

Número de páginas: 177

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1960

ISBN: 9788427900837

Contiene ilustraciones



SINOPSIS:

Existen cosas tan sorprendentes y maravillosas en este libro, que una persona mayor difícilmente podría comprenderlas si un niño no se las explicara. Imaginad, por ejemplo, que lee la historia de esa locomotora llamada Emma que puede navegar igual que un barco, o que descubre el misterio del gigante aparente que vive en un desierto llamado "El fin del mundo" y que sólo parece grande si se contempla desde lejos; o que conoce al semidragón Nepomuk que carece de modales en la mesa, pero que tuvo, en cambio, a un hipopótamo por madre; o que se entera de las cosas tan divertidas que le ocurren a los chinos con sus hijos y los hijos de sus hijos que se van reduciendo de tamaño hasta que el último no abulta más que un guisante.
De ciertas cosas, los niños saben mucho más que las personas mayores.

CITAS:
  • Ahora, pues, Lummerland tenía un rey, un maquinista, una locomotora, y dos súbditos y cuarto, pues Jim era por entonces demasiado pequeño para ser contado ya como un súbdito entero.
  • Cada chino llevaba a otro chino más pequeño de la mano. Éste llevaba de la mano a otro más pequeño aún, y así sucesivamente hasta el más pequeño de todos que tenía el tamaño de un guisante.
  • El gigante se acercaba paso a paso y a cada paso que daba se volvía un poco más pequeño. Cuando estaba a unos cien metros de distancia ya no era mucho más alto que la torre de una iglesia. Quince metros después tenía sólo la altura de una casa y cuando por fin llegó junto a Emma, tenía exactamente la altura de Lucas el maquinista.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas