La legión de los condenados
Sven Hassel

Aventuras , ,

La legión de los condenados

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Retumbar de botas claveteadas en el cemento del patio, con producción de chispas fugaces. Cuarto de vuelta al salir del cuartel e inicio de la marcha por el camino empapado, bordeado de álamos. En un batallón disciplinario, las conversaciones y las c ...
Compra el libro en papel por   8.98 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: La legión de los condenados


Escrito por: Sven Hassel

Traducido por: Alfredo Crespo

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Aventuras , ,

Número de páginas: 261

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1953

Editorial: MHABooks

EAN: 8791466490

ISBN: 9788496364752




SINOPSIS:

Retumbar de botas claveteadas en el cemento del patio, con producción de chispas fugaces. Cuarto de vuelta al salir del cuartel e inicio de la marcha por el camino empapado, bordeado de álamos. En un batallón disciplinario, las conversaciones y las canciones están, naturalmente, prohibidas; individuos de cuarta categoría no pueden aspirar a los privilegios del soldado alemán.
Como tampoco teníamos derecho a llevar el águila o los otros símbolos de honor: sólo llevábamos, en la manga derecha, una cinta blanca ”¡y que siempre debía permanecer blanca!” cruzada por la palabra SONDERABTEILUNG en letras negras. Como debíamos ser los mejores soldados del mundo, todas nuestras marchas eran marchas forzadas. En menos de un cuarto de hora estábamos cubiertos de sudor, nuestros pies empezaban a calentarse y abríamos la boca para poder respirar, pues la nariz por sí sola resultaba rápidamente incapaz de suministrarnos una cantidad de oxígeno suficiente. El correaje y el fusil impedían que la sangre circulara normalmente en nuestros brazos, produciendo la hinchazón de los dedos. Pero para nosotros todo eso no era más que una insignificancia. Podíamos realizar una marcha forzada de veinticinco kilómetros sin experimentar la menor molestia.

Preview de libro



Deja un comentario



Captcha

Información y reglas